El proyecto CodeDEMO desarrollará hormigón sostenible reutilizando los residuos de construcción

167

El proyecto CodeDEMO, financiado con fondos europeos, desarrollará una solución respetuosa con el medio ambiente para el desarrollo de un nuevo material: una mezcla de hormigón geopolimérico obtenida a partir de residuos de construcción y demolición (RCD) para producir grandes módulos estructurales que puedan colocarse rápida y fácilmente en su lugar sin desperdiciar energía ni generar residuos.

Los residuos de construcción y demolición constituyen el mayor volumen de todos los residuos sólidos. Como tal, plantea no solo una carga económica sino también una amenaza para el medio ambiente.

Compuesto por una mezcla de materiales generados durante la construcción y demolición de edificios o estructuras, el reciclaje de estos residuos sigue siendo un desafío. Además, los RCD generalmente se gestionan mediante la propuesta de aplicaciones de reciclaje de baja tecnología que son costosas, energéticamente ineficientes e insostenibles.

Hormigón geopolimérico a partir de RCD

Según la información publicada en el Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo (Cordis, por sus siglas en inglés) de la Comisión Europea, CodeDEMO mejorará drásticamente el desempeño ambiental de los métodos de tratamiento, incrementará la eficiencia de los recursos, reducirá la generación de desechos y maximizará la reutilización y el reciclaje.

El proyecto actual no solo propondrá soluciones completamente ‘verdes’ desde el punto de vista de los materiales sino también desde el punto de vista estructural mediante el desarrollo de mezclas de hormigón geopoliméricos (sin cemento), cuyos ingredientes se obtendrán íntegramente a partir de residuos de construcción y demolición y componentes estructurales a gran escala que se podrán fácilmente desmontar sin generar residuos adicionales ni consumir demasiada energía.

El proyecto está liderado por la Universidad de Bradford (Reino Unido), y cuenta con un presupuesto de 224.933 euros, íntegramente financiados por la Unión Europea. La iniciativa comenzó en septiembre de 2021 y finalizó en septiembre de 2023.