Safeguard nos explica las fases de tratamiento para la humedad por capilaridad

260

Tras analizar cómo evaluar y diagnosticar la humedad por capilaridad, hay que tener en cuenta los tratamientos disponibles y los pasos necesarios para garantizar su aplicación correcta.

Una vez establecida la naturaleza del problema de humedad y, en el mejor de los casos, identificada la causa, el proceso de tratamiento de la humedad por capilaridad consta de dos fases principales:

  1. Detener el origen de la humedad mediante una capa antihumedad química reparadora utilizando una crema patentada con alto contenido en silano/siloxano, como Dryzone, o varillas antihumedad como las varillas antihumedad Dryrod.
  2. Cuando sea necesario, reinstale las zonas de enlucido que estén dañadas o que se hayan contaminado con sal, asegurándose de utilizar los métodos adecuados de enlucido de renovación antihumedad y sal para conseguir un acabado duradero.

Para detener el avance de la humedad por capilaridad a través de una pared, es necesario crear una nueva capa de impermeabilización. Instalar una nueva capa antihumedad en una pared existente puede resultar peligroso, caro y poco práctico en muchas situaciones (por ejemplo, en paredes medianeras). Los antiguos métodos de inyección con bomba de presión directamente en el ladrillo también requieren mucho tiempo y a menudo son ineficaces debido a que las limitaciones de tiempo impiden los largos tiempos de inyección necesarios para un tratamiento eficaz.

La mejora de la tecnología ha hecho que la forma más práctica y eficaz de crear una nueva capa antihumedad en un muro sea convertir una capa de mortero existente en una barrera impermeable utilizando cremas o geles antihumedad de alta resistencia.

Las cremas a base de silicona de alta resistencia, como Dryzone, se inyectan en orificios perforados a intervalos regulares a lo largo de la capa de mortero para formar una nueva capa antihumedad. Una vez inyectada, la crema se difunde a lo largo de la capa de mortero antes de curarse para formar una resina hidrófuga transpirable que impide que la humedad suba por la pared.

Alternativamente, las barritas antihumedad Dryrod son unas barritas de fibra impregnadas con un potente material hidrófugo. A diferencia de la inyección de cremas, se insertan simplemente en orificios taladrados en la capa de mortero sin necesidad de pistola aplicadora. Una vez insertadas, las barritas difunden el material hidrófugo a lo largo de la capa de mortero, curándose y formando una barrera eficaz contra la humedad por capilaridad.

Sin embargo, antes de proceder a la instalación, hay que tener en cuenta la idoneidad del muro para el tratamiento. La mayoría de los tipos de muros de mampostería de construcción tradicional pueden tratarse con líquidos antihumedad, pero algunos no. Algunos tipos de mampostería -por ejemplo, el ladrillo perforado- y algunos tipos de mampostería de bloque pueden requerir procedimientos especiales. Los muros de contención de tierra sólo pueden tratarse por encima del nivel del suelo exterior. La zona subterránea debe estar adecuadamente «cisternada» para evitar la penetración lateral de humedad. En caso de duda, consulte al departamento técnico del fabricante.

Y antes de emprender cualquier trabajo, es esencial hacer lo siguiente:

  1. Comprobar las cavidades, si las hay, en busca de residuos que puedan causar la formación de puentes en las capa antihumedad;
  2. Asegurarse de que la ventilación del subsuelo es adecuada cuando se instalan suelos de madera suspendidos;
  3. Bajar el nivel del suelo cuando sea necesario.

Si es necesario volver a enlucir, corte el enlucido contaminado con sal o dañado para sustituirlo a una altura mínima de 300 mm por encima de los últimos signos detectables de humedad y/o contaminación salina.