Un ladrillo: ¿De qué se trata? Safeguard nos lo cuenta

185

En el marco de las aspiraciones del Gobierno británico de alcanzar la neutralidad en
emisiones de carbono en 2050, se están adoptando medidas para reducir las
emisiones de carbono de los inmuebles. Los hogares y lugares de trabajo de
Londres representan el 78% de las emisiones de carbono de la capital, lo que apunta
a la necesidad cada vez mayor de abordar el despilfarro energético de los edificios
ineficientes. Una de las formas que tienen los promotores inmobiliarios de
conseguirlo es optimizar el rendimiento de los edificios mediante la reparación,
instalación y mantenimiento de Retrofit. Esto reducirá el consumo de energía
gracias a un aislamiento sólido y las emisiones de carbono como resultado de la
demolición.

El Departamento de Empresa, Energía y Estrategia Industrial afirma que el tamaño
de los sistemas de calefacción puede reducirse maximizando el rendimiento de los
componentes y materiales que forman el tejido del edificio y la propia rehabilitación,
que suponen hasta el 60% de la demanda total de energía de una vivienda. Dado que
las paredes son la mayor zona expuesta de un edificio, la mejora de su nivel de
aislamiento puede tener un impacto significativo en la rehabilitación de un edificio,
conservando y mejorando así sus propiedades térmicas.

La instalación de aislamiento interior de paredes (IWI) es una gran solución para
retener niveles significativos de calor en paredes sólidas, pero presenta algunos
retos técnicos que es necesario gestionar. En particular, existe un alto riesgo de
condensación y formación de moho:

“Cuando se aplica el aislamiento interior, las características higrotérmicas del edificio
pueden cambiar, por lo que la gestión de la humedad es un factor importante a tener
en cuenta en la instalación de sistemas y aislamientos de paredes interiores. La
mampostería saturada tardará mucho más en secarse una vez que se haya instalado
el IWI, por lo que es necesario reducir el nivel de saturación antes de comenzar la
instalación. Considere el uso de crema transpirable para ladrillos una vez que se haya
reducido el contenido de humedad».

Safeguard Europe, líder británico en el desarrollo de materiales antihumedad, ha
desarrollado una crema transpirable para ladrillos con el fin de solucionar este
problema. Stormdry protege de la humedad penetrante y mantiene las propiedades
aislantes de la estructura a la que se aplica. Safeguard Europe se asoció con la
Association for Environment Conscious Building y Simmonds Mill Architects para
poner a prueba su crema Stormdry, en un intento de comprobar la eficacia de un
tratamiento impermeabilizante de mampostería para reducir el contenido de
humedad en paredes sólidas. ¿Se ha encontrado por fin una solución para el
costoso obstáculo de la humedad penetrante?

En 2012, Safeguard Europe, la Asociación para Edificación Consciente y el grupo de
arquitectos Simmons Mill llevaron a cabo un estudio científico comparativo sobre
los efectos de la penetración de la lluvia en el aislamiento interior de las paredes. Se
controló la humedad en una pared de ladrillo macizo con una crema
impermeabilizante de albañilería frente a la misma pared de ladrillo sin tratamiento
superficial.

El conejillo de indias era una casa del siglo XIX de paredes macizas de ladrillo y
piedra con aislamiento interior retroadaptado en la zona rural de Herefordshire. Una
mitad de la casa se trató con crema Stormdry para mampostería y la otra mitad se
dejó sin tratar. El objetivo era controlar la humedad tanto en la mitad tratada como
en la no tratada del edificio para determinar el riesgo de moho y deterioro de la
madera durante un periodo de tiempo prolongado. Se colocaron registradores de
datos alimentados por batería Omnisense alrededor del edificio para medir la
temperatura y la humedad del ladrillo, y se les dejó hacer su magia.

Ocho años después, el equipo Safeguard recopiló los datos y examinó los
resultados. En la pared no tratada, el contenido de humedad en la superficie interna
de la pared aumentó hasta el 20% en 8 años, mientras que en la pared tratada se
redujo drásticamente hasta el 9% en el mismo periodo de tiempo. Ni siquiera se
manifestó la condensación prevista en los meses de invierno. En la pared tratada no
se alcanzó el punto de rocío, lo que mantuvo la pared caliente.

La humedad es otro factor clave para mantener el moho al margen, ya que
determinará en qué momento se darán las condiciones para la aparición de moho
negro. Las últimas estadísticas del gobierno muestran que alrededor del 3,5% de
todas las viviendas del Reino Unido sufrirán algún tipo de humedad durante su vida
útil. La humedad penetrante es la más costosa, ya que requiere en primer lugar la
reparación de cualquier defecto, seguida de la eliminación de la humedad en sí. Por
término medio, la sustitución de una teja cuesta unas 100 libras y la de una ventana
abatible, 500 libras.

En la propiedad de Herefordshire, habían numerosos defectos como grietas, huecos
y deterioro de la mampostería. Aun así, tras la aplicación de Stormdry, la humedad
en las paredes tratadas se mantuvo por debajo del 80% durante los 8 años,
consiguiendo inhibir la aparición de moho al permitir que la humedad atrapada se
evaporara gracias a su fórmula transpirable.

Con el sistema energético del Reino Unido sumido en el caos por una tormenta
perfecta de trastornos del mercado, amenazas inminentes de colapso de los
proveedores de energía seguidas de facturas inasequibles, existe una necesidad
cada vez mayor de un tratamiento eficaz y rentable que pueda soportar el
empeoramiento de las condiciones meteorológicas en todo el país. El cambio
climático ha desempeñado un papel acumulativo en el aumento de la carga de
humedad de los edificios, sobre todo en forma de precipitaciones persistentes y días
de lluvia intensa, que aumentan la saturación de agua en paredes sólidas debido a la

falta de periodos de secado. Con casi un tercio de las casas del Reino Unido
construidas con paredes sólidas, la humedad penetrante se ha convertido en un
problema frecuente que no hará más que aumentar a medida que se intensifiquen
estas precipitaciones. A pesar de la integración de sistemas de aislamiento de
paredes sólidas, como el yeso aislante, el revestimiento térmico flexible o las placas
aislantes, la humedad penetrante sigue siendo un problema importante.

En consecuencia, el Ministerio de Vivienda, Comunidades y Gobierno Local
determinó que las paredes macizas con aislamiento interior de muros eran uno de
los métodos de aislamiento más arriesgados, siendo el principal riesgo la lluvia
penetrante. Con el aumento del número de instalaciones de retroadaptación del
aislamiento como parte del objetivo del gobierno del Reino Unido de alcanzar las
cero emisiones en 2050 de todo el uso en edificios, la crema protectora de
mampostería Stormdry es la ayuda perfecta contra la creciente crisis financiera y de
suministro de energía, ofreciendo un método ecológico y asequible para proteger su
morada de las peores inclemencias del tiempo.