La rehabilitación energética, el camino para conseguir edificios más eficientes

371

El escenario climático actual ha sido definido de una manera gráfica por parte de António Guterres, secretario general de la ONU: “La era del calentamiento global ha terminado, ahora es el momento de la ebullición global”. Esto significa que el ser humano debe acelerar las acciones para reducir las emisiones de gases contaminantes. Y, para ello, cualquier acción cuenta, incluso las que se pueden llevar a cabo desde el propio hogar.

El 20% del gasto energético que se produce en España proviene del parque de viviendas, por lo que este ámbito ofrece una gran oportunidad de mejora, especialmente en el terreno de la climatización. Buena parte de ese consumo se produce debido a fugas de calor o frío, y aquí entra en juego lo que se conoce como la rehabilitación energética, es decir, todas aquellas obras que se pueden llevar a cabo en una vivienda que conducen a un mayor ahorro de energía. Desde instalar placas solares a cambiar las ventanas o mejorar los aislamientos.

Next Generation

Ahora es el momento idóneo para encarar una rehabilitación de este tipo por diversas razones. Por un lado, los fondos europeos Next Generation ofrecen subvenciones para este tipo de obras vinculadas al ahorro energético conseguido. Por el otro, entidades como Deutsche Bank se han puesto manos a la obra para asesorar y acompañar a sus clientes a lo largo del proceso, poniendo el foco en la sostenibilidad, así como en el contacto con el usuario.

“Probablemente no volvamos a tener esta oportunidad de renovar nuestro parque edificatorio a gran escala y en condiciones tan extraordinarias, pero hace falta mayor agilidad y un plan de comunicación, que haga llegar esta oportunidad al ciudadano. Hoy no es consciente de ello”, asegura Jorge Sáenz de Miera, director de Avanza Credit, el equipo de Deutsche Bank especializado en financiar proyectos de rehabilitación y eficiencia energética.

A la hora de planificar una obra de rehabilitación energética, es importante tener en cuenta que el ahorro que se consiga será clave para determinar la cuantía de la subvención europea. Así, se puede optar a una ayuda del 80% del coste de las obras si se consigue un ahorro energético superior al 60%. Un 65% si el ahorro es igual o superior al 45% o bien un 40% de subvención si se consigue un ahorro del 30% o más. Además,se pueden obtener ventajas fiscales. En concreto, una deducción del IRPF del 60% de las cantidades satisfechas al margen de la subvención, si se reduce el consumo de energía no renovable en al menos un 30%. O bien que se mejore la calificación energética del edificio para obtener una clase A o B.

Apoyo de Avanza Credit

El momento es el adecuado, pero también es cierto que muchos propietarios pueden verse frenados por el papeleo. Aquí es donde entra en juego Avanza Credit de Deutsche Bank, que financia hasta el 100% del presupuesto del proyecto, adaptándose a los periodos de ejecución y necesidades de cada comunidad.

Además, en aquellas obras en las que se ha solicitado una subvención Next Generation, ofrecen facilidades de pago de hasta 15 años, con carencia de hasta 36 meses para facilitar el abono de las obras a la espera de que se reciba la correspondiente subvención. El pago del préstamo es por disposiciones a la empresa rehabilitadora, y la comunidad de propietarios solo paga intereses del capital dispuesto, lo que genera un importante ahorro. “Y todo ello ofreciendo información clara, procesos ágiles y sencillos, sin exigir a los propietarios vinculaciones y con respuesta en un máximo de 48 horas”, concluyen desde la entidad financiera.