La rehabilitación energética de la envolvente logra una reducción media del 64% de la demanda de energía

388

Sabemos que la rehabilitación energética de la envolvente térmica de un edificio- que supone instalar fachada ventilada, aislamiento de la cubierta y renovación de ventanas, repercute directamente en el ahorro energético del edificio. Pero ¿en qué condiciones? ¿cuánto se ahorra de media? ¿cómo amortizamos la inversión?

Para responder a estas y otra serie de cuestiones más técnicas, se ha elaborado el Estudio “Descarbonización en la rehabilitación” por el Laboratorio de Control de Edificación del Gobierno Vasco y el grupo de investigación ENEDI de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) que ha analizado el potencial de la rehabilitación energética de los bloques de viviendas residenciales en España.

Una de las conclusiones que ofrece el estudio y que nos da el titular es que, con la rehabilitación energética de la envolvente térmica se consigue una importante reducción media de 64% de la demanda energética conjunta (calefacción y refrigeración) en todas las zonas. Estos datos pueden incluso incrementarse, logrando una mejora máxima de hasta un 82% en la tipología de vivienda de los años 80 en zona Norte.

La investigación, que cuenta con el patrocinio de Knauf Insulation, Baxi y Eibho, es una herramienta que puede ayudar a conocer las posibilidades de rehabilitación de cualquier bloque a partir de sus características actuales. El informe incluye interesantes datos que permiten estimar los costes de inversión de una rehabilitación, el ahorro energético y la reducción de consumo energético y emisiones de CO2, al tiempo que se verifica el cumplimiento del CTE DB-HE 2019.

Para ello se han tenido en cuenta dos tipologías de edificios, cuatro zonas climáticas de España y cuatro escenarios de rehabilitación, con un total de 40 casos analizados.

Casos analizados

Para analizar la diversidad de climas de España, se han elegido cuatro zonas y localidades para el cálculo por simulación: la zona Centro (Madrid), la zona de Andalucía (Almería), la zona Norte (Bilbao) y la zona de Levante (Barcelona). En cada zona se han definido las instalaciones de calefacción y agua caliente más habituales. Los cálculos comienzan analizando los edificios en su estado actual y se plantean cuatro escenarios de rehabilitación de menor a mayor alcance. El primer escenario es la rehabilitación de la envolvente que incluye una fachada ventilada, cubierta y ventanas (necesario para poder cumplir la normativa DB-HE 2019). El segundo escenario aplica la misma mejora de envolvente y renueva los sistemas técnicos por equipos actuales de mercado. El tercer escenario renueva la envolvente y además reemplaza los sistemas técnicos por unos más eficientes o renovables (bombas de calor, aerotermia, etc.). El cuarto escenario se denomina descarbonización profunda porque incluye además la instalación de placas fotovoltaicas en cubierta.

En la investigación se analiza un conjunto de soluciones de rehabilitación aplicables a edificios plurifamiliares tipo de los años 1960-2000, que son los más numerosos en España, aplicando mejoras con soluciones sostenibles constructivas (fachada ventilada, ventanas, cubierta e instalaciones energéticas). El estudio ha permitido estimar los costes de inversión de una rehabilitación, el ahorro energético y reducción de consumo energético y emisiones de CO2, al tiempo que se verifica el cumplimiento del CTE DB-HE 2019.

Conclusiones de la investigación

Las conclusiones de la investigación establecen que, con la rehabilitación energética de la envolvente térmica, se consigue una importante reducción media del 64% en la demanda de energética conjunta (calefacción y refrigeración) en todas las zonas. La mejora máxima es de un 82% en la tipología de los años 80 en la zona Norte y la mínima es de un 40% en la tipología de los años 80 en la zona Centro.

Además, con la instalación de equipos nuevos y descarbonizados, como la bomba de calor aerotérmica y los sistemas Split, el estudio determina que se consigue una destacada reducción en torno al 50% en el consumo de energía final en todas las zonas. La reducción de consumo es del 52% en la tipología de los años 60 y del 44% en la tipología de los años 80.

Por otra parte, en cuanto al consumo de energía primaria no renovable (CEPNR), se consiguen reducciones muy importantes, superiores al 90%. Este indicador es clave, ya que se utiliza para la concesión de las ayudas a la rehabilitación, confirmando el beneficio especialmente cuando se introducen los equipos renovables y fotovoltaica. La descarbonización estimada es del 94% en la tipología de los años 60 y del 91% en la tipología de los años 80.

Ahorros económicos

En cuanto a la rehabilitación integral de envolvente térmica, sistemas técnicos y renovables, la investigación apunta a importantes ahorros económicos para sus habitantes, que llegan a reducir la factura energética de climatización y ACS prácticamente a cero, dependiendo de la zona y la rehabilitación ejecutada. El ahorro mínimo obtenido en este caso es del 21% en la zona de Andalucía y la tipología de los años 80, que es además la que menor gasto energético tiene.

Por último, el estudio señala que las rehabilitaciones analizadas permiten beneficiarse de las ayudas a la rehabilitación de los fondos Next Generation. Dependiendo de la tipología, de la zona y del grado de rehabilitación se pueden recuperar desde un 46% de la inversión, como mínimo, hasta un máximo del 88%. El estudio incluye las estimaciones de las ayudas de todos los casos.

¿Podemos rehabilitar y conseguir edificios descarbonizados?

Por lo tanto, ante la pregunta de si es posible rehabilitar y conseguir edificios descarbonizados o EECN, la respuesta es sí, teniendo en cuenta que la rehabilitación pasiva o integral de fachadas, ventanas y cubiertas permite cumplir el CTE DB-HE1. El estudio confirma, además, que la renovación básica de instalaciones solo permite cumplir el resto de exigencias del CTE en algunos casos, mientras que el uso de bombas de calor y Split de alta eficiencia permiten cumplir en la mayoría de los casos y zonas climáticas analizadas. Por último, la combinación de estos nuevos equipos con fotovoltaica en cubiertas permite cumplir en todos los casos y zonas climáticas analizadas.

Este tipo de obras ayudan a reducir la dependencia de energías y combustibles de los edificios, algo muy necesario a largo plazo. Además, el estudio incluye los cálculos de estas posibles obras a 30 años y muestra que ayudan a reducir los gastos en reparaciones y mantenimiento.

Rentabilidad de la rehabilitación

Con las ayudas Next Generation o similares, la mayor parte de la inversión se recupera tras las rehabilitaciones integrales descarbonizadas. La rentabilidad, además, es mucho mayor que los ahorros directos, ya que al renovar las viviendas se mejora la calidad de vida, el confort interior y la salud de las personas, y por último se revaloriza el valor las viviendas, de forma parecida a como pasa con la instalación de un ascensor o renovación de la cocina.