Campaña de la Renta: Deducciones del IRPF de hasta el 60% por instalar placas solares, aislar viviendas o rehabilitar edificios

284

La eficiencia energética, la reducción del consumo y el recorte del uso de energías fósiles vuelve a tener ‘premio’ en forma de deducciones en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) en la Campaña de la Renta del año 2022 que arranca este martes. Quienes en los últimos años hayan hecho o piensen hacer antes de que termine 2024 obras en su casa o en su edificio para reducir el consumo de energía o sustituir las energías fósiles -gas para calefacción, por ejemplo- por renovables -con placas solares, entre otras opciones- podrán acogerse a deducciones que van desde el 20% hasta el 60%, en los casos en los que se trate de una comunidad de vecinos.

La Agencia Tributaria ofrece en su web detallada información de qué opciones tienen los consumidores que hayan pasado por un proceso de este tipo y qué casillas de la declaración deben marcar para reducir el coste de obras por valor de 5.000, 7.500 y hasta 15.000 euros en los cuatro próximos ejercicios, con excepciones.

La primera de las tres deducciones por eficiencia energética es por obras para reducir la demanda de calefacción y aire acondicionado en casa, por ejemplo, aislando ventanas y fachadas o instalando termostatos digitales programables que permitan encender estos dispositivos cuando estemos a punto de llegar a casa, en lugar de tenerlos todo el día activados. Podrá deducirse un 20% de una cantidad máxima de 5.000 euros en obras realizadas entre el 6 de octubre de 2021 y el 31 de diciembre de 2023.

La segunda deducción, del 40%, será sobre un máximo de 7.500 euros por hacer obras para mejorar el consumo de energía primaria no renovableque reduzcan al menos un 30% el indicador de consumo de energías como gas, carbón o petróleo, o mejoren la calificación energética de la vivienda, hasta las clases A o B. Las obras también deberán haberse realizado o ir a realizarse entre el 6 de octubre de 2021 y el 31 de diciembre de 2023.

En tercer lugar, la Campaña de la Renta prevé una deducción del 60% en el IRPF del contribuyente -o de su parte correspondiente de participación en una comunidad de vecinos si las obras y el gasto son colectivos- para obras de rehabilitación energética, como aislamiento térmico y arreglo de grietas o desperfectos que tengan como consecuencia también el ahorro del un 30% del consumo de energía primaria no renovable o el paso a la categoría A o B de eficiencia. Estos trabajos han tenido que realizarse para acceder a los descuentos entre el 6 de octubre de 2021 y el 31 de diciembre de 2024. En este caso, la base mínima de deducción anual es de 5.000 euros y podrá aplicarse durante los cuatro ejercicios siguientes, siempre que la cantidad total no supere los 15.000 euros.

Placas solares

Estas deducciones fiscales serán también de aplicación cuando las obras sean para instalar placas solares tanto en la vivienda en propiedad o en la que se viva de alquiler o en un edificio.

La deducción del 20% sobre una base máxima anual de 5.000 euros que la Agencia Tributaria contempla para reducir la demanda de calefacción y refrigeración también es posible para obras que se realicen antes del 31 de diciembre de 2024, y que supongan una reducción de al menos el 7% de la demanda de calefacción o aire acondicionado y con un Certificado de Eficiencia Energética expedido antes del 1 de enero de 2024.

La deducción será del 40% cuando las placas solares instaladas en la vivienda en propiedad o en la que se vive en alquiler permitan al menos un 30% de ahorro o se consiga una calificación energética de clase energética “A” o “B”.

La deducción llega al 60% de hasta 15.000 euros en varios ejercicios si, como en el caso de la eficiencia energética, las placas solares se instalan en el edificio donde se encuentra la vivienda del contribuyente, al que le corresponderá un descuento proporcional a su participación en la comunidad.

Excluidos trasteros o garajes

Las deducciones serán para obras que se hayan realizado o vayan a realizarse en la vivienda habitual del contribuyente o en otra de su propiedad que esté alquilada o vaya a estarlo antes de diciembre de 2024. Quedan fuera el coste de la parte de la obra que se realice en plazas de garaje, trasteros, jardines o instalaciones deportivas de la vivienda, así como en zonas de la misma donde se realicen actividades económicas. 

En todos los casos es necesario contar con un certificado de eficiencia energética que pueda comparar el ahorro que se vaya a expedir como muy tarde el 1 de enero de 2024, de modo que la deducción será efectiva en el ejercicio correspondiente a la fecha en la que se tenga ese documento. La obra debe haberse pagado mediante transferencia, talón bancario, tarjeta de crédito o débito o ingreso a cuenta.

Esas deducciones no pueden acumularse en la misma obra ni con otras ayudas públicas que den o estén previstas por parte de otras administraciones. Tampoco serán deducibles los costes por la instalación o sustitución de equipos que utilicen combustible de origen fósil.