Architect@Work acoge la nueva gama de Propamsa para aislar edificios recortando su huella de carbono hasta un 30%

372

El aislamiento de las cubiertas y las fachadas puede ahorrar hasta un 65% de energía de los edificios, según las estimaciones de Propamsa.

La muestra Architect@Work acoge hoy la presentación de PROPAM® ECOETICS, un sistema pionero de aislamiento térmico por el exterior, con paneles fabricados a partir de una materia prima que procede de la biomasa y que permite reducir en un 30% la huella de carbono en la construcción de los edificios. 

Se trata del primer sistema compuesto de paneles con estireno obtenido de los residuos vegetales procedentes de excedentes, como de la limpieza de jardines, ramas u hojas, residuos agrícolas, todos ellos libres de vegetales comerciales, según subraya Propamsa, unidad de negocio de Cementos Molins.

La firma presenta así distintas soluciones en el Sistema de Aislamiento Técnico por el Exterior (SATE) con el objetivo de fomentar la construcción de edificios más sostenibles y con menos impacto ambiental. Este nuevo sistema, el primero de estas características que se lanza en España, permite dotar a las fachadas de una estética natural, más acorde con las demandas actuales de arquitectos y constructores.

Por sus características técnicas, los sistemas de aislamiento térmico mejoran el bienestar de los usuarios de las viviendas. Aportan una mayor resistencia al envejecimiento de los edificios, introducen una mayor amortiguación de impactos e impermeabilidad, disminuyen el consumo de energía por sistemas de climatización, aportan aislamiento acústico y resistencia química, entre otras ventajas.

Este tipo de sistemas, que también pueden adaptarse a otras necesidades como la impermeabilidad, aislamiento acústico, protección ante golpes, etc., aumentan la calidad de vida en casa, modernizan la imagen de los edificios e incluso pueden incrementar su valor en más de un 20%, de cara a un posible alquiler o a una venta futura de la vivienda.

Para el responsable de Marketing de Canal Obra de Propamsa, Manel Soler, “en los próximos tres años  se espera abordar la mejora energética en unas  480.000 viviendas. Y con tan sólo aislar las cubiertas y las fachadas se puede ahorrar hasta el 65% de energía de los edificios. Los Fondos Next Generation abren una oportunidad histórica al sector de la reforma y de la rehabilitación energética que debe aprovecharse al máximo”.