El Parlamento Europeo propone que a partir del año 2028 los edificios nuevos sean cero emisiones

477

El Comité de Industria, Investigación y Energía del Parlamento Europeo ha adoptado proyectos de medidas para aumentar la tasa de renovaciones y reducir el consumo de energía y las emisiones de efecto invernadero relativas a la propuesta de revisión de la Directiva de Eficiencia Energética de los Edificios (EPBD). De acuerdo con el texto adoptado, todos los edificios nuevos deben ser de cero emisiones a partir de 2028.


Según el texto, los edificios residenciales tendrán que alcanzar la eficiencia energética E para 2030 y la D para 2033.

Según el texto, los edificios residenciales tendrán que alcanzar al menos la clase de eficiencia energética E para 2030 y D para 2033. Los edificios públicos y no residenciales tendrían que alcanzar las mismas clases para 2027 y 2030 respectivamente (la Comisión propuso F y E).

Además, todos los edificios nuevos deben estar equipados con tecnologías solares para 2028, cuando sea técnicamente adecuado y económicamente factible, mientras que los edificios residenciales que se someten a una renovación importante tienen hasta 2032 para cumplir con los requisitos.

El proyecto de ley será sometido a votación por el Pleno durante la sesión del 13 al 16 de marzo y se convertirá en la posición negociadora del Parlamento. Posteriormente, los eurodiputados iniciarán negociaciones con el Consejo para acordar la forma final del proyecto de ley.

Excepciones dentro del parque inmobiliario

Todas las medidas necesarias para lograr estos objetivos serán establecidas por cada Estado miembro en los planes nacionales de renovación. Para tener en cuenta los diversos parques inmobiliarios de los países de la UE, la letra G debería corresponder al 15% de los edificios con peor rendimiento del parque nacional.

Los monumentos quedarían excluidos de las nuevas normas, mientras que los países de la UE pueden decidir excluir también los edificios protegidos por su especial valor arquitectónico o histórico, los edificios técnicos, el uso temporal de edificios o iglesias y los lugares de culto.

Los Estados miembros también pueden eximir las viviendas sociales públicas, donde las renovaciones darían lugar a aumentos de alquiler que no pueden compensarse con ahorros en las facturas de energía. Además, todos los edificios nuevos deberán estar equipados con tecnologías solares para 2028, siempre que sea técnicamente adecuado y económicamente factible, mientras que los edificios residenciales que se someten a una renovación importante tendrán de plazo hasta 2032.

Pobreza energética y límite a los combustibles fósiles

Los planes nacionales de renovación deben incluir planes de apoyo con objetivos y medidas realistas para facilitar el acceso a subvenciones y financiación. Los Estados miembros deben establecer puntos de información gratuitos y esquemas de renovación de costo neutral.

Las medidas financieras deberían proporcionar una prima importante para las renovaciones profundas, especialmente de los edificios con peor rendimiento, y las subvenciones y subsidios específicos deberían estar disponibles para los hogares vulnerables.

Los países de la UE deben garantizar que el uso de combustibles fósiles en los sistemas de calefacción, para edificios nuevos y edificios que se someten a una renovación importante, una renovación profunda o la renovación del sistema de calefacción, no está autorizado a partir de la fecha de transposición de la presente Directiva. Establecen que debería eliminarse por completo para 2035, a menos que la Comisión Europea permita su uso hasta 2040.

Según la Comisión Europea, los edificios de la UE son responsables del 40% del consumo energético y del 36% de las emisiones de gases de efecto invernadero. El 15 de diciembre de 2021, la Comisión Europea adoptó una propuesta  legislativa para revisar la Directiva de Eficiencia Energética de los Edificios (EPBD), como parte del paquete ‘Fit for 55‘.