Torre Caleido incorpora la innovadora tecnología de eficiencia energética y control de presencia de B.E.G.

403

El séptimo edificio más alto de España apuesta por la más moderna solución LED y sistemas de control para la automatización de la iluminación en función del uso del espacio, aporte de luz natural y la presencia de bajo consumo del líder europeo en tecnologías de iluminación y control de presencia

Torre Caleido, el innovador edificio en forma de T invertida inaugurado a finales de 2021 junto al complejo Cuatro Torres de Madrid, incorpora la tecnología de eficiencia energética y control de presencia de B.E.G., líder europeo en tecnologías de iluminación y control de presencia. La emblemática torre, concebida con las premisas de la corriente arquitectónica Blue Architecture, apuesta por aunar bienestar y máximo respeto por el medio ambiente y con esta moderna solución puede llegar a reducir su consumo de energía eléctrica hasta un 80%.

Torre Caleido ha confiado en los sistemas automatizados de control de iluminación de la compañía B.E.G. para diseñar y poner en marcha una solución de control de iluminación de última generación, así como pulsadores, pasarelas DALI/KNX y fuentes de alimentación. Todo ello en una torre de 35 plantas y 60.000 m 2 , que alberga la nueva sede de la IE University de Instituto de Empresa (IE) y el centro de medicina deportiva avanzada Olympia de Clínica Quirón.

Como subraya Luis Claver, director general de B.E.G. Hispania, “entre el 50% del presupuesto total de energía de un edificio suele destinarse a iluminación y los sistemas automatizados de control de climatización e iluminación suponen hasta un 80% de ahorro significativo de este recurso, lo que ha sido un elemento fundamental para poner en marcha este proyecto”.

No en vano, los 6.000 alumnos que acuden a estas instalaciones cuentan con decenas de aulas, zona de startups, área para proyectos de arquitectura y diseño, un gran auditorio con capacidad para 600 personas, un espacio de 12.000 m 2 de dotaciones deportivas y otros espacios de interés, que requieren una instalación eléctrica totalmente automatizada y que se integre completamente con el sistema de gestión del propio edificio.

“Entre las grandes premisas del proyecto había dos fundamentales; aprovechar al máximo la luz natural que recibe su fachada de vidrio e integrar fácilmente el control de iluminación en el sistema de gestión global de la torre”, resume el directivo de B.E.G. España.

Entre otros factores que maximizan el ahorro energético y garantizan el máximo confort, destaca la detección de presencia en las diferentes estancias, con el fin de garantizar un nivel lumínico óptimo en cada zona y momento, gracias a la tecnología de B.E.G., que mide continuamente esta ratio, con sensores lumínicos y de movimiento. Con este dato, el sistema calcula y aplica el porcentaje de iluminación artificial necesario para alcanzar el objetivo lumínico, previamente definido para cada zona.

De esta manera, en zonas donde haya mucho aporte de luz natural o no haya presencia de personas, el sistema opta por no conectar la iluminación artificial, ahorrando el 100% del consumo en ciertos momentos.

Desplegados en la infraestructura de iluminación física, los sensores son capaces de detectar eventos y recopilar datos sobre una amplia gama de factores, entre los que se incluyen los niveles de iluminación natural, la temperatura y la humedad. Además, el sistema puede utilizar estos datos para ajustar automáticamente el uso del sistema de aire acondicionado, calefacción y ventilación (HVAC) y la iluminación.

Los sensores también pueden recopilar datos de ocupación, que luego se pueden analizar a lo largo del tiempo, para identificar con precisión el uso del HVAC y de la iluminación. Después de todo, ¿para qué destinar energía a un lugar concreto si no se está usando? Gracias a esta información es posible conocer los espacios que menos se utilizan, lo que permite a las empresas reducir la huella de carbono de sus instalaciones.

Cuando las luminarias LED ofrecen conectividad en sí mismas, se pueden empezar a disfrutar los beneficios inmediatos de la iluminación sostenible, desde el primer día. Luego, cuando sea conveniente, se añaden capacidades más avanzadas para cada organización.

“En un contexto de capital socialmente responsable como el actual, encontramos una tendencia de búsqueda de iniciativas sostenibles. Las acciones que respetan el medio ambiente son un diferenciador clave para las empresas y su puesta en marcha hace que las organizaciones sean más atractivas para captar talento”, comenta Luis Claver. La buena noticia para las empresas es que se puede conseguir ser sostenible a la par que reducir los costes operativos. “De esta forma, el lugar de trabajo se vuelve más saludable y pone en el centro el bienestar de los empleados”, concluyen los responsables de la multinacional.