Publicada una nueva norma UNE sobre balance energético de bombas de calor

142

 

El Comité Técnico de Normalización ‘CTN 100. Climatización’ de la Asociación Española de Normalización (UNE), cuya secretaría ostenta la Asociación de Fabricantes de Equipos de Climatización (AFEC), ha elaborado la nueva norma UNE 100619 – “Balance Energético de los Equipos Bomba de Calor. Metodología de Cálculo-Parte 1. Unidades Aire-Aire y Aire-Agua. Modo de calefacción y/o de producción de ACS”, en el seno de su Grupo de Trabajo GT 19. “Buenas Prácticas en equipos Bomba de Calor”.

El GT 19, coordinado por AFEC, se constituyó en 2015, y desde entonces han participado en el desarrollo de la norma más de 40 expertos pertenecientes a 30 entidades de diferentes ámbitos, como fabricantes de equipos, laboratorios y administraciones públicas, lo que ha contribuido a que el documento final sea de consenso dentro del sector de la climatización.

Esta norma, dentro de esa visión conjunta y acorde de todos los agentes y expertos de la industria, aporta una metodología de cálculo común, documentada y comprensible de la contribución energética de equipos bomba de calor, considerando su aplicación concreta en un tipo de edificio definido, y en una zona climática específica, eliminando así la incertidumbre y la variedad de criterios que existían antes de su publicación.

Partiendo de una serie de datos de entrada relativos al diseño y al funcionamiento de los equipos, la norma se desarrolla en torno a una herramienta de cálculo que facilita los valores de energía aportada y de energía consumida, tanto la final como la primaria, de origen renovable y no-renovable, así como los factores globales de rendimiento estacional.

Dentro de su alcance se contemplan las bombas de calor de ciclo de compresión, accionadas tanto eléctricamente como por motor de combustión, y las de ciclo de absorción y de adsorción de aerotermia, con las diferentes tipologías, como aire-aire con/sin recuperación de calor para ACS, y aire-agua sólo para producción de ACS (agua caliente sanitaria), igualmente con y sin recuperación de calor.

Adicionalmente se incluyen diferentes modos de funcionamiento, tales como producción de calefacción y de ACS, y la combinación de ambas funciones con equipos multitarea o con diferentes equipos bomba de calor.

La herramienta, a pesar de su implícita complejidad, dado el enorme alcance de la norma, ha llegado a ser muy completa y funcional, y se ha ido modificando y mejorando a lo largo de siete años con el objeto de recoger cada vez más casuística y de adaptarse a cambios legislativos, como por ejemplo el CTE (Código Técnico de la Edificación). Consta de cuatro partes principales: entradas de los datos principales y de la información, que servirán para realización de los cálculos (proyecto, bomba de calor, instalación, demanda de energía y de ACS, frecuencias horarias de repetición en temperatura (horas bin) para calefacción, etc.); horarios de uso para calefacción y ACS, según los diferentes tipos de edificio; coeficientes de paso de energía final a energía primaria y a emisiones de CO2 para electricidad, gas, gasoil y biomasa; y por último resultados gráficos y numéricos con posibilidad de imprimirlos para que los técnicos puedan adjuntarlos a los estudios realizados. Además, proporciona datos sobre energía térmica aportada, energía primaria consumida, energía renovable capturada por estos equipos y emisiones de CO2.

Para facilitar el uso de la compleja herramienta se ha redactado un manual de usuario que recoge ocho casos prácticos, para diferentes aplicaciones y en distintas zonas climáticas. Esta norma ya está disponible a la venta a través de Aenor en dos archivos: la herramienta y el texto.