La Comunidad de Madrid lanza una app que informa sobre la calidad del aire con 48 horas de antelación

289

La Comunidad de Madrid ha estrenado una aplicación móvil que permite conocer la calidad del aire en cualquier punto de la región con 48 horas de antelación. Dos unidades móviles están realizando en San Sebastián de los Reyes una campaña de control previa a la instalación de una estación fija en enero de 2023.

La nueva app de calidad del aire de la Comunidad de Madrid ha sido desarrollada mediante un convenio con la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) para posibilitar a la ciudadanía la consulta de datos sobre la calidad del aire con 48 horas de antelación, una información que también se ofrece en tiempo real en www.madrid.org de manera complementaria.

Las personas usuarias podrán organizar mejor sus actividades diarias, como la realización de deporte al aire libre y salir al exterior en las horas del día más favorables en los casos de ciudadanos con alergias o problemas respiratorios.

Además de la estación fija de San Sebastián de los Reyes, se construirán otras tres en los municipios de Pozuelo de Alarcón, Las Rozas y Parla. Todas contarán con analizadores de última generación que trasladarán los datos al centro de procesamiento de la Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Agricultura de la Comunidad de Madrid.

Con un presupuesto de casi 700.000 euros, estos dispositivos comenzarán a funcionar a principios de 2023 para completar la red regional de control de la calidad del aire en todas las localidades con más de 75.000 habitantes.

Estaciones de evaluación de la calidad del aire

Actualmente, la Comunidad de Madrid cuenta con 24 estaciones de evaluación de la calidad del aire distribuidas en tres zonas urbanas (Corredor del Henares, Urbana Sur y Urbana Noroeste) y tres rurales (Cuenca del Tajuña, del Alberche y Sierra Norte), que se complementan con las 27 del Ayuntamiento de Madrid.

El Ejecutivo regional ha anunciado también que está elaborando un protocolo ante episodios de contaminación por dióxido de nitrógeno para ponerlo a disposición de los municipios con más de 50.000 habitantes. Con esta herramienta, las localidades establecerán sus Zonas de Bajas Emisiones (ZBE) obligatorias a partir de 2023.