Bosch reúne las 10 claves de la instalación del aire acondicionado VRF

240

Comprometido con el bienestar de las personas y con la protección del entorno en el que actúa, el área Comercial e Industrial de Bosch Termotecnia, división perteneciente al Grupo Bosch, ha querido reunir una serie de pasos fundamentales a la hora de llevar a cabo una instalación de aire acondicionado VRF (de caudal variable de refrigerante), siendo esta una de las soluciones más habituales en la actualidad por su gran eficiencia energética en refrigeración y calefacción.

Los equipos VRF Air Flux de Bosch, son adecuados para todo tipo de edificios de diferentes dimensiones y con necesidades diversas, al cubrir una amplia gama de potencia de hasta 270 kW. Por ello, se convierten en una solución práctica, eficiente e innovadora para mantener el confort en cualquier época del año, permitiendo, a su vez, obtener mayor control del consumo energético del edificio.

 

¿Cuáles son los 10 aspectos fundamentales para una óptima instalación de un equipo de aire acondicionado VRF?
  1. La primera tarea siempre debe ser definir el número de espacios que se pretenden climatizar para calcular la potencia y la cantidad de unidades necesarias en base a este factor. A su vez, será necesario seleccionar el tipo de control más adecuado para cada
    habitación, pudiendo elegir control inalámbrico, mediante cableado sencillo, por programación semanal, con control centralizado o mediante módulo integración BMS.
  2. En segundo lugar, habrá que calcular la potencia necesaria y, en ese sentido, cuánta más superficie queramos climatizar, más potencia necesitaremos. Siendo este un paso que puede parecer obvio, en ocasiones las exigencias temporales de un proyecto pueden afectar a la planificación de las instalaciones de climatización, obviando bases
    fundamentales como un cálculo adecuado de la potencia necesaria para cubrir las necesidades específicas de cada proyecto.
  3. El tercer paso es escoger el lugar de colocación más adecuado para las unidades interiores, poniendo especial atención a estudiar cuál sería la ubicación óptima que garantice el mejor confort, difusión de aire y mantenimiento.
  4. A continuación, es imprescindible comprobar la solidez de las ubicaciones
    seleccionadas para instalar las unidades interiores, ya que éstas deben poder sostener el peso de la unidad sin exponer la estructura a ningún tipo de riesgo. Por lo tanto, no solo se trata de elegir una ubicación óptima a nivel de difusión del aire por la estancia, sino de encontrar, además, un punto que garantice la seguridad de la instalación.
  5. Continuando con la lógica del anterior punto, antes de perforar la pared también conviene chequear que no haya ninguna tubería o redes eléctricas que se puedan dañar. De esta forma se evitarán reparaciones a consecuencia de una mala instalación y sus consecuentes molestias para todas las partes.
  6. Lo más recomendable a la hora de establecer las distancias entre las unidades exteriores e interiores es seguir las recomendaciones del fabricante. En ese sentido, Bosch facilita a los profesionales una serie de sugerencias para un funcionamiento óptimo de la instalación de todos sus equipos.
  7. Antes de realizar cualquier instalación exterior y para asegurar el cumplimiento con la normativa vigente, es necesario gestionar la autorización de las entidades correspondientes para instalar la unidad exterior en la fachada, los muros, patios o cubiertas, en caso de que se trate de elementos comunes. En el caso de edificios
    significativos o de valor, además habría que consultar las normas de protección ambiental o de protección del patrimonio.
  8. Comprobar que la unidad exterior se coloque en un lugar ventilado, lejos de fuentes de calor y que no esté expuesta excesivamente a la luz del sol, siendo este último el requisito más difícil de cumplir habitualmente por la propia ubicación y orientación de los edificios.
  9. Asegurar el cumplimiento con las instrucciones técnicas del fabricante para el modelo concreto de aire acondicionado puede evitar incidencias y averías a futuro. Para realizar las conexiones eléctricas, es importante comprobar la firmeza de la fijación y que esta sea la adecuada. Teniendo esto en cuenta, todos los sistemas VRF de Bosch cuentan con un manual de instalación específico para cada modelo con el objetivo de facilitar el trabajo y asegurar el mejor funcionamiento posible de sus equipos.
  10. Por último, hay que garantizar la conservación y el mantenimiento adecuado del equipo, lavando y revisando los filtros cada temporada y estando atentos a los consumos eléctricos y la carga refrigerante.