El sector de la edificación presenta una petición formal a las administraciones públicas para acelerar sus políticas de descarbonización

104

El sector de la edificación ha presentado una petición formal a las administraciones públicas para que aceleren las políticas de descarbonización. Con este objeto, Green Building Council España (GBCe) ha impulsado un documento de apoyo y compromiso con la Hoja de ruta del proyecto #BuildingLife para la descarbonización de la edificación en todo su ciclo de vida, en el marco del foro Descarbonización XL en Barcelona celebrado el 23 de junio, en el que los distintos agentes han reconocido la validez de esta herramienta para aunar esfuerzos y tener una visión global y más ambiciosa.

La descarbonización de la economía es uno de los principales retos a los que se enfrenta la humanidad, ya que superar un calentamiento del planeta de 1,5º C tendría graves consecuencias. En este contexto de emergencia climática, el sector de la edificación tiene un rol crucial: a nivel europeo, es responsable del 40% del consumo de energía y del 36% de las emisiones de CO2 derivadas de la energía, y a nivel nacional, ocasiona el 30,1% del consumo de energía final y el 25,1% de las emisiones.

Ante esta realidad, GBCe ha lanzado el informe Hoja de ruta para la descarbonización de la edificación en todo su ciclo de vida: las administraciones públicas, en primera línea de la transición, en el que se detalla el papel de liderazgo de las administraciones públicas en este proceso de descarbonización completa del parque edificado en todo su ciclo de vida para 2050. “No es un liderazgo único ni rígido, sino compartido con los demás agentes del sector”, matiza Dolores Huerta, directora general de GBCe.

Según este análisis, las administraciones públicas deben establecer mecanismos eficaces de gobernanza interadministrativa e impulsar políticas que aceleren la rehabilitación —pública y privada—, para que el sector de la edificación sea cada vez más sostenible. “Es necesario asegurar una rápida actualización de los objetivos, reglamentos y una ágil transposición de las directivas europeas”, considera la directora general de GBCe.

Asimismo, la capacidad de liderazgo de las administraciones públicas —nacionales, autonómicas y locales— permitirá acelerar los cambios de hábitos y procesos necesarios en el sector y en la ciudadanía para lograr una edificación climáticamente neutra en 2050.

 

El ciudadano en el centro

“Es necesario que las administraciones públicas establezcan un marco estratégico, legislativo y reglamentario en sus respectivos ámbitos competenciales”, reclama Huerta. En este sentido, el informe elaborado por GBCe resalta que las administraciones atesoran la capacidad de impulsar políticas e instrumentos que apoyen la descarbonización del sector, como el Análisis de Ciclo de Vida (ACV) —ambiental, social y de coste— como metodología de referencia, en línea con el marco europeo de evaluación de la sostenibilidad en edificios Level(s), que debe ser el lenguaje común a todas las políticas de edificación.

Por otro lado, es urgente rehabilitar el parque público edificado, ya que numerosos edificios de las administraciones llevan muchos años en funcionamiento y deben corregirse sus patologías, problemas de accesibilidad y mejorar su funcionamiento energético. “Las administraciones tienen la capacidad de ejercer una labor de divulgación intensa, dando visibilidad a las buenas prácticas y ejerciendo un papel ejemplarizante”, argumenta Huerta, quien deja claro que esa tarea no debe limitarse a la rehabilitación, ya que la descarbonización del uso de los edificios pasa por una mejor utilización de la energía y por mejores hábitos de consumo.

Así, el informe de GBCe reclama también a las administraciones públicas que pongan “al ciudadano en el centro”, lo que implica activar la responsabilidad social e individual, fomentando estilos de vida descarbonizados.

 

Transición justa

“El mayor reto de la transición ecológica es asegurar que no deja a nadie atrás”, defiende Bruno Sauer, director general de GBCe. En este sentido, las administraciones locales y autonómicas, en continuo diálogo con la sociedad, se convierten en herramientas privilegiadas para acompañar a los ciudadanos en situación de vulnerabilidad.

Para Sauer, es urgente cambiar la actual forma de producir, de consumir y de habitar el planeta, para lo que es imperativo el liderazgo de las administraciones públicas contra la crisis climática y para relanzar la economía hacia la sostenibilidad de una manera justa.

“Ni el sector privado ni la ciudadanía están, por sí solos, en situación de liderar la necesaria transición hacia una sociedad sostenible a nivel social, ambiental y económica, por lo que las administraciones públicas juegan un papel crucial en la implementación, facilitación y liderazgo de las acciones”, ha sentenciado el director general de GBCe.

 

El papel de la administración pública

El propio Sauer ha moderado la mesa redonda El papel de la administración pública en la descarbonización de la edificación —en el evento Descarbonización XL—, que ha servido para abordar y profundizar en ese rol que tienen reservadas las administraciones públicas.

En este debate, en el que han participado representantes de estas administraciones, han estado también presentes el presidente de GBCe, Justo Orgaz; los directores generales de GBCe; otros miembros de la Junta Directiva de GBCe; representantes de las empresas patrocinadoras de GBCe —Saint Gobain, Rockwool, Kömmerling, Danosa, Sika, Soprema, Construcía, Haus, Knauf, Mapei, Loxam Hune y Ursa—; representantes de distintos agentes del sector y embajadores del proyecto europeo #BuildingLife.