El 58% de las cubiertas inclinadas en España se construyen con teja cerámica en 2021

333

La teja cerámica continúa siendo el material más empleado para la construcción de cubiertas inclinadas en España (58%), frente a otras soluciones como la chapa metálica (13%) o la teja de hormigón (7%). Así se desprende del informe sobre la “Evolución de la cubierta inclinada en España 2011-21”, promovido por la Sección de Tejas de Hispalyt, Asociación Nacional de Fabricantes de Ladrillos y Tejas de Arcilla Cocida, que toma como referencia el histórico de visados de inicio de obra nueva entre esos años.

En el año 2021 se registró un notable incremento de los visados de obra, siendo las regiones de Madrid, Andalucía, Cataluña y Valencia, donde se han solicitado el 50% de los mismos. La gran mayoría de las construcciones acometidas han sido viviendas en bloque (81.561), frente a unifamiliares (26.576). En ambos casos, la instalación de cubierta inclinada ha experimentado un significativo crecimiento respecto del año 2020: el 21% de los edificios residenciales fueron con cubierta inclinada (frente al 17% del año 2020), mientras que en el caso de los unifamiliares el dato aumenta hasta el 31% en 2021 (29% en 2020). De esta manera, el sector de la cubierta inclinada inicia su recuperación, tras el descenso de la actividad registrado en el año 2020, durante la crisis por la Covid-19.

“Estamos viendo con satisfacción como la cubierta inclinada comienza a recuperar los buenos datos que ya exhibió en 2018 y 2019. Ahora, con el objetivo de reducir el impacto ambiental del edificio y su demanda energética, esperamos ver cómo el sector consolida esta tendencia. La teja cerámica es un material eficiente, circular y sostenible, capaz de transformar nuestros edificios en inmuebles resilientes, que se adapten para luchar contra el cambio climático”, afirma Noé Román, presidente de la Sección de Tejas de Hispalyt.

Atendiendo a los datos de aquellas comunidades autónomas que han concentrado el mayor número de visados, hay que destacar que Cataluña es la región donde más crece el número de viviendas con cubierta inclinada, tanto los bloques de viviendas (28% en 2021, frente al 19% de 2020) como los unifamiliares (34% en 2021, frente al 29%del año 2020). En la Comunidad Valenciana el número de unifamiliares con cubierta inclinada aumenta ligeramente, situándose en el 10% y descienden en Madrid (del 31% al 30% en 2021) y Andalucía, donde el porcentaje pasa del 21% al 16% en 2021.

En cuanto a los materiales empleados para la construcción de los tejados, hay que señalar que la teja cerámica sigue siendo la solución más recurrente. El 48% de los tejados se construyeron con teja cerámica en 2021, frente al 16% que optó por chapa metálica, siendo Cataluña la comunidad que más ha empleado la solución cerámica en 2021 (62%) y Madrid la que menos (32%).

Además, la teja cerámica experimentó un significativo crecimiento en viviendas unifamiliares. El 68% de los tejados levantados en 2021 llevó esta solución frente al 10% con chapa metálica o al 8% del hormigón. Andalucía y la Comunidad Valenciana fueron las regiones donde más cubiertas de teja cerámica se instalaron (85% respectivamente) y Madrid fue la única región de las cuatro mencionadas donde descendió su uso (51% frente al 65% en 2020). El hormigón, la pizarra y el zinc fueron otras de las opciones empleadas.

“En un mercado cada vez más polarizado y amplio, con una enorme variedad de soluciones, la teja cerámica sigue demostrando su buena salud, siendo la opción más instalada para la construcción de cubiertas inclinadas en todo tipo de inmuebles. Además, gracias al importante esfuerzo en I+D+i realizado por los fabricantes de nuestro sector, se están lanzando al mercado interesantes opciones, como la teja fotovoltaica, que permiten la creación de cubiertas capaces de abastecer de energía al propio edificio, reduciendo las emisiones y cumpliendo con los objetivos de lucha contra el cambio climático”, finaliza el presidente de la Sección de Tejas de Hispalyt.