La alta reflectancia solar de Airlite permite ahorrar en aire acondicionado entre un 15 y un 50%

ANERR Airlite

Reducir costes en la factura de la luz se ha convertido en una obligación del consumidor, que todavía tiene que asimilar los recientes cambios tarifarios. Para bajar los gastos en el aire acondicionado de los edificios se demandan recubrimientos que reflejen el calor y disminuyan las temperaturas exteriores. La pintura sirve como revestimiento de cubiertas y paredes si logra reflejar la luz del sol.

Airlite es una ecopintura con una tecnología revolucionaria y una alta reflectancia solar (Índice de Reflexión Solar de 112). Gracias a este producto se refleja la mayor parte de la radiación solar infrarroja, lo que evita el paso del calor excesivo a las habitaciones. En verano y en climas cálidos se consiguen ambientes más frescos de una forma natural, con un ahorro de energía eléctrica que se sitúa entre un 15 y 50%, sobre todo en países con altas temperaturas, como es el caso de España.

Otra de las características de Airlite, la autolimpieza, tiene una especial incidencia en la capacidad reflectante. Las sustancias grasas emitidas por los vehículos se adhieren a las paredes y capturan el polvo suspendido en el aire. Cuando Airlite recibe luz, “atrae” el agua en vez de repelerla, por sus propiedades hidrofílicas. Las partículas de agua presentes en el aire conforman una capa fina y transparente que protege las superficies y evita que las sustancias grasas se depositen sobre ellas. Así es posible quitar la suciedad sin dejar manchas. Además, se consigue que el efecto reflectante sea duradero.

El óxido de titanio nanomodificado presente en el producto se activa en contacto con la luz (natural o artificial) y transforma los contaminantes del aire (óxidos de nitrógeno y azufre, benceno, formaldehído y monóxido de carbono) en moléculas de sales minerales inocuas. El proceso químico de la fotocatálisis está basado en los mecanismos de la naturaleza. Aplicada al interior, esta ecopintura elimina el 99,9% de las bacterias (incluidas las superresistentes), virus (incluidos coronavirus), esporas y moho.

Las investigaciones cifra en un 88,8% la capacidad de Airlite para eliminar la contaminación. Airlite purifica el aire de la misma manera que los bosques. Cada metro cuadrado pintado equivale a plantar la misma superficie de árboles. Las fachadas pintadas con Airlite se convierten así en puntos verdes sin necesidad de cubrirlas con vegetales.