Placo® aporta sus soluciones en yeso y la tecnología Activ’Air® a El Peral Passivhauss

ANERR Placo

Saint-Gobain Placo, líder en fabricación de yeso y placa de yeso laminado (PYL), ha sido el fabricante escogido por el estudio de arquitectura López Merino y Arquitectos para aportar gran parte de los sistemas constructivos y soluciones utilizados en El Peral, la zona sur de Valladolid en la que se ha implantado una nueva manera de hacer arquitectura, combinando confort y eficiencia energética, convirtiéndose así en el área edificada con la mayor concentración de viviendas unifamiliares de baja demanda energética en Castilla y León.

Los sistemas y soluciones de Placo®, los cuales disponen de certificado IAC GOLD de Eurofins sin emisión de compuestos orgánicos volátiles (COV), han facilitado tanto la consecución del confort térmico y acústico, a través de sus yesos y placas de yeso laminado, como la calidad del aire interior, un concepto poco familiar para el sector hasta ahora, pero que resulta fundamental, tal y como demuestran los estudios sobre su relevancia en lo que afecta a la salud y confort de los usuarios de las viviendas.

Tras varios años contando con los materiales y soluciones de Placo®, desde que arrancara el primer proyecto de la zona en 2014, en el nuevo proyecto de viviendas en bloque plurifamiliar de La Terrazas del Peral se trabaja con la intención de incorporar nuevos productos de Placo®. Algunos de ellos serán la solución en base yeso Placo® Hermetic, para garantizar la estanqueidad del edificio, o la tecnología 4PRO Activ´Air®, utilizada en los techos de las viviendas para contribuir a la mejora de la calidad del aire interior.

El Peral es una iniciativa innovadora dentro de la arquitectura residencial que comenzó de la mano del Estudio López Merino en 2014, con un primer proyecto bajo el estándar PASSIVHAUS. El periodo de dificultad en el que se desarrolló, fue aprovechado para aprender nuevos criterios proyectuales, derivados de la arquitectura pasiva enfocados a las nuevas demandas sociales, es decir, mayor respeto por el medio ambiente y mayores exigencias en prestaciones de las viviendas de cara a la reducción de la demanda energética.

Bajo el emblema “Vivir mejor con menor consumo de energía”, el estándar PASSIVHAUS demuestra que confort y eficiencia energética no solamente no son conceptos reñidos, sino que se complementan, encaminándose hacia la total autosuficiencia con vistas a la producción de excedentes energéticos. Un gran paso que hoy ya es posible.

En 2015 se comenzó la primera fase, en la que diez familias cooperativistas apostaron por esta modalidad PASSIVHAUS. Ya son más de 70 familias las que disfrutan de sus viviendas eficientes y confortables, y más de 100 están a las puertas de comenzar sus proyectos en Las Terrazas del Peral, que constará de un bloque plurifamiliar de 69 viviendas y la Finca del Peral, con 39 viviendas unifamiliares pareadas, así como varios proyectos de viviendas unifamiliares aisladas. En total conformarán un conjunto edificado de cerca de 180 viviendas y 20.000 m2 construidos con algunas de las certificaciones oficiales del Passiv Haus Institut (PHI) con sede en Darmstad.

Por todo ello, El Peral Passivhaus se ha convertido en un vivero de arquitectura innovadora y eficiente, inspirado en la creciente conciencia social de protección y respeto medioambiental. Desde López Merino y Arquitectos señalan que no fue un proceso sencillo y tampoco bien comprendido en un sector que a veces es reacio a las novedades. Fue necesario realizar cursos de Passivhaus Designer y Tradesperson por parte de los técnicos del estudio de arquitectura en 2015 e implantar los nuevos conocimientos adquiridos, y con una estrecha colaboración con las empresas constructoras durante la ejecución del proyecto.

Los usuarios expresan su satisfacción por el disfrute de un confort muy superior al que conocían, tanto en relación a la temperatura como al aislamiento acústico que se percibe, destacando también el notable ahorro económico que les supone al comprobar que la factura de la luz es “sorprendentemente pequeña”, algo que se ve potenciado gracias a la instalación de paneles fotovoltaicos como complemento de las viviendas.

Además, el sobrecoste cada vez es menor en relación a una construcción bajo normativa CTE, calculándose en un 6 a 8%, amortizable en apenas 8 años, con un ahorro muy importante en la vida útil total de la vivienda de 40-50 años, y disfrutando de sus beneficios desde el primer instante.

 Mayores espesores de aislamiento térmico continuo y mejora de aislamiento acústico, la hermeticidad, un sistema permanente de ventilación con recuperación de calor, sistema de aerotermia para la climatización y la producción de agua caliente sanitaria, así como un diseño estudiado y calculado en cuanto a compacidad, orientación y tamaño de huecos de fachada, conforman el conjunto de factores que perfilan la nueva forma de vivir los edificios, como demuestra este proyecto.

Más información sobre Saint-Gobain Placo en www.placo.es