Arte urbano y la ecopintura Airlite para luchar contra la contaminación

ANERR Airlite

De nuevo la alianza entre arte urbano y la ecopintura anticontaminante Airlite sirve para el desarrollo del compromiso de la cultura con el medio ambiente. El artista milanés Federico Massa, conocido internacionalmente como Iena Cruz, trabaja en el municipio de Madonna dell’Olmo, provincia de Cuneo (Italia), en un mural de 350 metros cuadrados, en la fachada del instituto Oltrestura. Precisamente es autor en Roma de Hunting Pollution, el mural ecosostenible más grande de Europa, de 1.000 m2, al que se considera el pulmón verde de la ciudad. La obra se inaugurará el próximo 29 de mayo.

En el proyecto han participado 400 alumnos del centro de secundaria con un trabajo interdisciplinar sobre la emergencia climática y la sostenibilidad medioambiental, en el que también han colaborado profesores (análisis, investigación, palets y gráficos).

Airlite es una pintura ecológica que purifica el aire de la misma manera que los bosques. Cada metro cuadrado pintado equivale a plantar la misma superficie de árboles. Roma, Londres, Ámsterdam o Ciudad de México son algunos de los lugares del mundo donde lucen murales en los que se ha usado esta pintura: 20.000 metros cuadrados de murales pintados que equivalen a 20.000 metros cuadrados de árboles y eliminan al día la contaminación de 4.100 coches de gasolina Euro 6.

Su tecnología natural no precisa sustancias químicas ni biocidas. Solo con la luz y la presencia de humedad en el aire se crea una barrera de oxidantes que descompone las sustancias orgánicas nocivas y las transforma en sustancias inofensivas. Su capacidad de reducir los contaminantes tóxicos del aire, como los óxidos de nitrógeno (NOx), puede eliminar hasta el 88,8% de la contaminación exterior. Además de la contaminación química elimina también coronavirus y otros virus, bacterias y mohos, tanto en exterior como en el interior, contribuyendo a mejorar la calidad del aire que respiramos.