La teja cerámica creció un 7,4% en el último año pese a la pandemia, según Hispalyt

ANERR Hispalyt

La venta de teja cerámica (curva, plana y mixta) creció un 7,45% en 2020, según la sección de Tejas de Hispalyt, formada por los fabricantes más importantes de este material utilizado para la construcción y rehabilitación de cubiertas.

Pese a la crisis sanitaria provocada por la Covid-19, este sector se ha visto fortalecido por el volumen de sus ventas nacionales en el último año, tanto en toneladas vendidas (275.398) como en metros cuadrados comercializados (6.340.261), lo que supone un 7,45% de crecimiento acumulado con respecto a 2019 (con 256.314 de Tm y 5.885.665 m2), desvelan los datos aportados por BMI Group, Cerámica Campo, Cerámica La Escandella, Mazarrón Tejas, Tejas Borja y Tejas Verea.

Para Noé Román, presidente de la Sección de Tejas de Hispalyt, “la evolución positiva de estas cifras demuestra cómo la teja cerámica se ha convertido en una elección segura de los prescriptores, arquitectos, arquitectos técnicos, proyectistas… que ven en este material milenario la oportunidad perfecta de aportar una mayor sostenibilidad, eficiencia, confort, durabilidad y seguridad a sus proyectos constructivos”.

Volumen de exportación

Por lo que respecta a la exportación de la teja cerámica, las ventas se mantuvieron estables durante 2020, con un volumen de facturación superior a los 41.600 millones de euros y 230.400 toneladas comercializadas. “En el contexto económico actual, caracterizado por la incertidumbre, el mercado español de teja cerámica sigue generando confianza en el mercado exterior gracias a su rápida capacidad de respuesta y al abastecimiento de soluciones sostenibles e innovadoras con un marcado acento local y diferenciador”, argumentó Román.

Los fabricantes integrados en la Sección de Tejas de Hispalyt prevén que durante 2021 el volumen de venta de teja cerámica continúe en alza, tanto en el mercado español como exterior, “debido, sobre todo, al impulso que se experimentará en el subsector de la rehabilitación energética con la llegada de los fondos europeos, siendo una de las primeras actuaciones recomendadas por Europa la modificación de la envolvente del edificio, como es la cubierta, por donde se escapa la mayor parte de la energía”, concluyó Noé Román.