Flexbrick, tejidos arquitectónicos para vestir proyectos excepcionales

ANERR Flexbrick

Hoy en día, ser diferente es esencial para destacar en cualquier aspecto. Esto es  especialmente relevante en arquitectura, y Flexbrick puede ser el mejor aliado para lograr singularidad.

Flexbrick es un sistema constructivo personalizado basado en una malla metálica flexible a modo de tejido que contiene elementos de diferentes materiales para envolver espacios arquitectónicos. En definitiva, un novedoso concepto de arquitectura sostenible que incorpora una solución innovadora para crear los mejores proyectos, expresando singularidad a través del patrón, el formato y los materiales.

El concepto de Flexbrick fue creado en 1997 por el catedrático Vicente Sarrabio, y ha evolucionado bastante desde su creación. Se basa en una nueva y exclusiva forma de entender la arquitectura, con el objetivo de proporcionar un amplio espectro de superficies cerámicas revolucionarias, mejorando al mismo tiempo las técnicas de instalación tradicionales y manuales. Además, Flexbrick garantiza un sistema altamente flexible y seguro para “vestir” fachadas, tejados, pavimentos, bóvedas, paneles, pérgolas y, entre otros, explorar nuevos vínculos con la arquitectura textil.

La principal contribución de Flexbrick radica en el hecho de que es muy rápido para revestir cualquier superficie trabajando como un tejido de gran formato de pequeños elementos, proporcionando a la vez elegancia y singularidad. Este sistema constructivo puede ser implementado en cualquier tipo de proyecto gracias a su alto grado de precisión, versatilidad y diseño personalizado. Además, instalar una fachada textil cerámica es tan sencillo como colgar una cortina: sólo requiere que se fijen raíles de acero inoxidable a la malla Flexbrick para soportarla. Luego, se atornillan a los soportes de apoyo, que previamente han sido anclados a las placas de revestimiento.

Por otra parte, cabe señalar que las universidades y los laboratorios siempre han apoyado a Flexbrick en todo su proceso de desarrollo. El sistema Flexbrick ha probado su rendimiento en varios túneles de viento para certificarlo como un sistema altamente seguro que puede soportar grandes esfuerzos de aire. Además, Flexbrick ha obtenido varias certificaciones ATEXs en Francia y actualmente está finalizando el proceso para obtener la certificación DAU en España y comenzando las pruebas de certificación ETA para el mercado europeo.

Para concluir, el sistema Flexbrick brilla por su singularidad, las infinitas posibilidades de diseño que ofrece y su versatilidad, lo que permite una amplia gama de aplicaciones multifuncionales. En definitiva, un sistema constructivo elegante y expresivo para destacar y explorar un nuevo paradigma arquitectónico sin límites.