COVID-19: ANERR informa de la situación del sector de la rehabilitación y la reforma en el mes de abril

ANERR COVID 19

La crisis del Coronavirus ha afectado de manera significativa a todos los sectores de actividad relacionados con la construcción, pero de forma mucho más intensa en el segmento de la Reforma y Rehabilitación, debido a las restricciones impuestas a las obras en edificios habitados. Su incidencia y/o afección se agravará en función del tiempo que perdure esta crisis y del proceso de reincorporación al trabajo.

Desde la declaración del estado de alarma, el pasado 14 de marzo, que supuso la paralización de todos los sectores de actividad, excepto los esenciales, permitió sin embargo a las empresas de rehabilitación y reforma, continuar sus tareas hasta el 30 de marzo en que se indicó que debían paralizar sus obras. Sí se permitían las renovaciones de instalaciones que implicarán arreglos esenciales en las viviendas, como faltas de suministro de electricidad, agua, luz y/o calefacción.

Junto con la paralización de la actividad, fueron incesantes las solicitudes de ERTEs por parte de pequeñas y medianas empresas que no podían soportar los costes de actividad y las nóminas de sus empleados sin tener ingresos derivados de su actividad. En el caso de los autónomos, que tienen que soportar ingentes gastos, la desaparición de actividad implica no tener capacidad de ingresos, lo que ha obligado a muchos a cesar también su actividad.

Ayudas y políticas incentivadoras del Gobierno

Entre las medidas del Gobierno para paliar las consecuencias del COVID-19, el pasado 31 de marzo se aprobó un subsidio excepcional para los trabajadores temporales a los que les venza el contrato durante el estado de alarma y no tengan derecho a cobrar el paro por no haber reunido la cotización mínima. Con esta medida se equipara a los temporales que no hayan sido incluidos durante el estado de alarma en expedientes de regulación de empleo temporal (ERTEs), pues estos sí cobraban prestación, aunque no reunieran el periodo de carencia.

Otra de las medidas son la ampliación en el alcance de la moratoria hipotecaria de 3 meses a los autónomos, profesionales o pymes que padezcan extraordinarias dificultades y a los préstamos no hipotecarios que mantengan las personas en situación de vulnerabilidad económica, incluyendo los créditos al consumo.

Por Comunidades autónomas, desde la Comunidad de Madrid se ha puesto en marcha un plan de ayudas para sufragar las cuotas de la Seguridad Social de todos los autónomos durante los meses de marzo y abril.

Estas son medidas generales en las que se incluye el sector de la rehabilitación y la reforma y el resto de sectores.

Desde la Asociación Nacional de Empresas de Rehabilitación y Reforma (ANERR) consideramos que, aunque todas estas medidas son positivas, resultan insuficientes, y hacen difícil lidiar con las complicadas consecuencias que implican el cese de la actividad del sector de rehabilitación y reforma, lo que plantea muchas incertidumbres sobre el futuro. Estamos esperanzados en que se ponga en marcha un plan de recuperación específico, que permita dinamizar al sector de forma rápida, que impulse la rehabilitación y la reforma y haga de nuestro sector un pilar de la deseada recuperación, siempre garantizando la seguridad de las personas y siguiendo todas las medidas de seguridad decretadas por el Ministerio de Sanidad.

Situación actualidad de la actividad en construcción

En la actualidad más inmediata, con el levantamiento de la actividad en construcción tras la Semana Santa, concretamente el pasado lunes 13 de abril, la situación sigue siendo complicada, ya que la vuelta a la actividad no es igual en obra pública, locales comerciales a pié de calle, rehabilitaciones integrales de edificios, y en general en aquellas en las que no hay habitantes y por tanto no presentan un peligro sanitario, si se mantienen las medidas de forma muy estricta.

La mayor dificultad esta en las viviendas en comunidad, ya que esta prohibido intervenir si hay habitantes en el edificio. Solo se podría intervenir si es desde el exterior, en fachadas o cubiertas, o es una situación  de emergencia.

También afecta de forma muy directa a los usuarios, nos llegan consultas de personas que estaban realizando una reforma integral de su vivienda y se han ido de alquiler, por ejemplo y la paralización les crea un coste no previsto.

Por el momento, el trabajo en las obras se mantiene ya que no hay ninguna indicación contraria. Parece que los problemas a abastecimiento de equipos de protección esta disminuyendo, y los trabajadores pueden empezar a trabajar con seguridad, es tan importante proporcionar los equipos como la formación y la obligatoriedad en su uso. Las empresas especializadas en protección de riesgos han reaccionado muy bien y están siendo un gran apoyo, ya que para seguir con una obra activa se exige además tener un plan de riegos específico y verificado.

En resumen, poco a poco la actividad del sector de rehabilitación y reforma se irá retomando, pero su recuperación dependerá de lo que se alargue el estado de alarma.

Desde ANERR esperamos que la situación se normalice lo antes posible pues su duración repercutirá en la mayor o menor incidencia en todas las empresas del sector. No obstante, somos optimistas con el futuro de la actividad, pues la renovación, reposición, reforma y rehabilitación son sectores fundamentales para reactivar la economía, en un momento en que otros sectores como el turismo van a verse muy rezagados en su recuperación.

Más información en la web: www.anerr.es

#JuntosVencemosalcoronavirus