La Cumbre del Clima de Madrid finaliza con el lema “Chile-Madrid. Tiempo de Actuar”

ANERR Cumbre Clima

La vigésimo quinta Cumbre del Clima ha llegado a su fin. Tenía que hacerlo el pasado viernes, 13 de diciembre, pero no fue hasta el domingo, 15 de diciembre, cuando las Partes llegaron a un acuerdo. Y lo hicieron después de largas jornadas de negociaciones. Lo que la ha convertido Cumbre del Clima en más larga de la historia, superando las 36 horas con las que terminó la de Durban en 2011.

El encuentro terminó con el un tanto polémico acuerdo resultante, con el nombre: Chile-Madrid. Tiempo de Actuar.

Sin embargo, el documento ha generado reticencias ya que el texto no contentó a nadie. La peor acogida fue la de las asociaciones ecologistas que consideran que es un paso atrás respecto al Acuerdo de París, que se aprobó en la COP 21.

El acuerdo de la COP 25 allana el camino para cumplir los objetivos de reducción de gases de efecto invernadero. Pero deja en manos de la Cumbre de Glasgow, en 2020, que los países presenten objetivos más ambiciosos en cuanto a reducción de CO2.  El texto resultante es genérico. Destaca en el texto final que reconoce la importancia de la acción climática que lleven a cabo los gobiernos y les invita a poner en marcha estrategias para limitar los efectos de la emergencia climática.

El punto más polémico que se abordó en la Cumbre fue el de los mercados de emisiones de gases de efecto invernadero. La idea era desarrollar mecanismos para que los países puedan intercambiar derechos de emisiones de CO2 aunque, al final, tampoco se ha llegado a un acuerdo. Era el tema más espinoso y, como los representantes de los 200 gobiernos se han puesto de acuerdo, pues el tema tendrá que esperar hasta 2020.

Otra de las aspiraciones de la Cumbre pasaba por que los países presentaran planes de recortes de emisiones más duros. Su resultado también se vio frustrado. Al final, sólo 84 países se han comprometido y entre ellos están España, Reino Unido, Francia o Alemania. No se unió a este compromiso ni Estados Unidos, ni China, ni India, ni Rusia, entre otros. Todos ellos responsables, conjuntamente, del 55% de las emisiones del mundo.

Además, los países acordaron dar directrices al Fondo Verde para que amplíe su ámbito de financiación. El documento invita a los países desarrollados y a organizaciones privadas y no gubernamentales a aumentar su apoyo a las naciones más vulnerables. Insta a seguir proporcionando recursos para las pérdidas y daños que puedan sufrir los países más afectados por el cambio climático.

Las negociaciones fueron tensas y duraron días de más. China, Brasil, India y Sudáfrica echaban en cara a los países desarrollados que no hubieran cumplido con los objetivos marcados por el Acuerdo de París. Y también por ello mostraron reticencias a comprometerse.

Recordemos que Estados Unidos se retiró del Acuerdo de París, Japón optó por el uso de centrales de carbón y gas después del accidente de Fukushima. Y, al final, sólo Europa parece haberse tomado en serio las ambiciones climáticas.

La vigésimo quinta Cumbre del Clima, que debía tener lugar en Chile y que finalmente acogió Madrid, ha sido criticada por su falta de ambición. Sobre los hombros de la Cumbre de Glasgow, el próximo año, pesa el futuro de la reducción de emisiones y el futuro de la lucha contra el cambio climático. Y todo ello cuando los científicos predicen que 2019 marcará nuevos récords en incremento de temperatura y también nuevo récord en concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera.