El primer edificio geriátrico hospitalario certificado Passivhaus de España cuenta con sistemas de ventilación Zehnder

ANERR Zehnder

El proyecto responde a la necesidad de ampliar la residencia de ancianos que fue construida y diseñada por CSO Arquitectura en el año 2005 en Camarzana de Tera, un pueblo de Zamora cuyo clima se caracteriza por veranos cálidos e inviernos muy fríos, siendo las bajas temperaturas (hasta -10ºC) el principal problema a resolver.

A pesar de que en el diseño de la primera residencia se tuvieron en cuenta diversos parámetros sostenibles (cubierta vegetal, placas solares fotovoltaicas y un sobreaislamiento térmico), se toma como objetivo conseguir que esta ampliación tenga un consumo casi nulo y se certifique con el estándar Passivhaus. Pero, sobre todo, el estudio desarrolla varias estrategias energéticas para que estas tengan un beneficio directo en la salud y el confort de los usuarios de la residencia:

  • 3 Recuperadores de calor Zehnder ComfoAir Q 350
  • 5 Placas solares térmicas para generación de ACS.
  • 76 Placas solares fotovoltaicas.
  • Un invernadero en la zona del comedor que atempera el aire existente en invierno permitiendo aprovechar la cristalera a norte), mientras que en verano permite una ventilación natural cruzada.
  • Gran aislamiento térmico en todos sus paramentos.
  • Carpinterías de madera con vidrios triples.
  • Cubierta ajardinada.
  • Climatización y ACS mediante aerotermia.

 

El proyecto de CSO Arquitectura

El diálogo con la residencia existente fue la primera premisa que se debía de cumplir en fase de proyecto. El edificio funciona a modo de zócalo de la residencia existente, semienterrado, con una serie de patios asociados a los diferentes usos del edificio. Estos patios se abren y dialogan con la residencia inicial, de tal forma que el edificio desaparece fundiéndose con el jardín, cuando se accede por la calle Carretera.

El proyecto transforma el terreno en dos planos vegetales, el superior funde el acceso principal con la cubierta ajardinada del nuevo edificio, mientras que el inferior relaciona los patios del proyecto con el jardín inferior del edificio inicial.

Por lo que respecta al programa, la parcela longitudinal se subdivide en bandas transversales programáticas, tanto en el interior del edificio como en el exterior. En el interior encontramos una banda de día asociada al invernadero, y dos bandas de noche con 6 habitaciones en cada una de ellas.

Con el objetivo de reducir la huella ecológica, tiempos y costes, así como de mejorar el comportamiento térmico del edificio, este se construyó mediante un sistema prefabricado de estructura de entramado ligero de madera de abeto en Barcelona y se trasladó a Zamora para su montaje, que duró solamente una semana.

La problemática que nos encontrábamos era como desarrollar un edificio que permitiera medicalizar la arquitectura para que ayudara en el bienestar diario de los usuarios que viven en él. Es por ello que se atiende a dos ejes de actuación en el proyecto, por un lado, el diseño, donde se desarrolla una unidad de convivencia para ancianos cumpliendo con la normativa de la comunidad de Castilla y León. Estas unidades de convivencia pretenden realizar edificios donde exista un número limitado de habitaciones, donde cada una de ellas sea un pequeño “hogar”. Para conseguirlo, se utiliza como material de acabado la madera, que para dar calidez al hogar y conseguir unos espacios acogedores, donde además pueden disfrutar de las diferentes zonas comunes con el resto de residentes. Por otro lado, se concibe el edificio como una máquina energética, que no solo permite el ahorro energético, sino que todas las estrategias desarrolladas en él consiguen obtener una mejor calidad del aire interior gracias a la hermeticidad del edificio y la ventilación mecánica controlada mediante los recuperadores de calor Zehnder, una temperatura de confort constante, un soleamiento controlado, etc.”

Sistema ComfoAirQ

Zehnder ComfoAir Q inaugura una nueva generación de aparatos de ventilación más eficientes, más silenciosos y más inteligentes. El diseño más innovador, combinado con tecnología inteligente, permite obtener los mejores valores acústicos, una mejor recuperación del calor y un consumo de energía especialmente bajo. Zehnder ComfoAir Q ofrece el mayor confort para un ambiente interior óptimo con una elevada eficiencia energética.

El intercambiador de calor en forma de diamante, patente de Zehnder, logra un uso eficiente del espacio interior. Esta nueva forma -que sustituye a la anterior de forma hexagonal- es entre un 20% y un 30% más grande. El aire circula por el interior del intercambiador de calor a través de unas ranuras de diferentes alturas. Estos canales facilitan el paso de aire a contracorriente asegurando un flujo constante y una pérdida de presión inferior. Todo ello favorece a que haya una resistencia de aire menor y a alcanzar un nivel más alto de eficacia.

La rejilla (FlowGrid) optimiza el flujo de aire en el ventilador y reduce la contaminación acústica. La forma y colocación de la carcasa en espiral alineada con los ventiladores logran una muy baja resistencia. La rejilla dirige y optimiza la conducción de aire hacia el ventilador para permitir una menor corriente turbulenta y reducir el nivel de ruido.

Un nuevo sistema de presión por flujo constante (FlowControl) garantiza una máxima recuperación del calor y un suministro equilibrado de aire. A través de unos sensores la velocidad se ajusta automáticamente equilibrando los volúmenes de aire. Una nueva forma de balancear las corrientes para lograr un mayor confort y una eficiencia energética superior.

Los grados de temperatura interior confortable no son los mismos si el día anterior ha sido frío o caluroso. El sistema de By-pass modulante en línea permite obtener una información continua del clima exterior e interior a través de unos sensores de humedad. De este modo es posible adaptar el clima interior de las estancias en función del promedio de las lecturas obtenidas durante los días anteriores. Además, gracias al sistema de precalentamiento modular, es posible un control de la temperatura de entrada del aire y optimizar así su suministro, reducir las pérdidas de presión y el consumo de electricidad.

Más información en: https://www.zehnder.es/