La contabilización individual del consumo de calefacción evitaría la emisión a la atmósfera de unos 2 millones de toneladas de CO2

ANERR Gomez Group Metering

La contabilización individual del consumo de calefacción mediante contadores individuales o repartidores de costes evitaría la emisión a la atmósfera de unos 2 millones de toneladas de CO2 al año. España es uno de los pocos países de la Unión Europea que aún no ha terminado de completar la transposición de la directiva 2012/27/UE de eficiencia energética que obligará a contabilizar de forma individual el consumo de calefacción para evitar el despilfarro energético. Se calcula que 1,7 millones de hogares en nuestro país tendrán que instalar estos dispositivos cuando se apruebe la normativa.

La instalación de repartidores de costes de calefacción supone que cada hogar pagará solo por lo que consuma. Además, estos dispositivos permiten monitorizar el consumo casi en tiempo real, lo que fomenta un consumo más responsable y, en consecuencia, un mayor ahorro.

De hecho, un estudio sobre ahorros energéticos en 396 viviendas de la Comunidad de Madrid durante los años 2015 a 2018 ha revelado que la instalación de repartidores de costes de calefacción en las viviendas con calefacción central genera un ahorro real medio en la factura de calefacción de 29,60% a los dos años de su instalación. El estudio fue promovido por Gomez Group Metering y supervisado y certificado por los administradores de fincas de dichas comunidades de vecinos.