Airlite, la primera pintura que descontamina el aire

ANERR Airlite

Coincidiendo con el Día Mundial del Reciclaje, Airlite presentó en España la primera pintura capaz de descontaminar el aire. Una ecopintura que reduce la contaminación atmosférica hasta un 88%, y que solo necesita la energía solar para convertir edificios y paredes en
purificadores de aire.

Llega a España después de que ciudades como Londres, Roma, Milán o México la hayan aplicado en muchas de sus construcciones en edificios tanto públicos como privados, en una clara apuesta por la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente.

«Pintar una superficie de 100 m2 con Airlite reduce la contaminación del aire igual que lo haría un área de 100 m2 cubierta de árboles», explicó María Marín, directora de Airlite España, quien puntualizó que el desarrollo de esta pintura tiene detrás más de diez años de minuciosa investigación, desde que se aplicara por primera vez en el túnel Umberto I de Roma.

Sus efectos han sido comprobados en escenarios de alta contaminación y puede ser utilizada en cualquier sitio donde se desee disminuir las sustancias contaminantes y nocivas del aire, en interior y en exterior, tanto en hogares como en edificios públicos, todo tipo de fachadas, escuelas, hospitales, hoteles, túneles, parkings… porque “su capacidad purificadora no pierde efectividad con el paso del tiempo”, precisó Marín.

Además, esta pionera pintura consigue reducir las emisiones de CO2, responsables del cambio climático ya que tiene consigue reflejar la mayor parte de la radiación solar infrarroja, impidiendo el paso del calor excesivo. De modo que en verano y en climas cálidos, como es el caso de España, consigue crear ambientes más frescos de manera natural. Con ello se logra un ahorro de energía eléctrica de aire acondicionado que se sitúa entre un 15 y 50%, y reduce las emisiones de efecto invernadero.

En Oviedo, el primer edificio de España Airlite ha hecho su primera prueba en la ciudad de Oviedo. Fachada e interiores de un edificio expresionista de 1935, y diseñado por el famoso arquitecto Vidal Saiz Heres conocido por el célebre Termómetro. En total se han pintado 160 m2 de fachada, 600 m2 de patio, con sus cuatro viviendas (800 metros cuadrados). La construcción, recogida en el Inventario de Patrimonio Arquitectónico de Asturias, se convierte en un agente activo en la lucha contra la contaminación. “Cuando más de
400.000 personas mueren al año en Europa por la calidad del aire, contar con innovaciones como esta es algo que no admite discusión. Es un avance importantísimo para paliar la polución urbana. Este es el compromiso de Airlite con el medio ambiente, con las personas, con el planeta”, puntualizó María Marín, quien señaló que “Oviedo es la primera ciudad de España en contar con un edificio capaz de descontaminar, pero no será la última. Madrid pronto será noticia”.

Airlite cuenta con la certificación de prestigiosos laboratorios y sellos de calidad. Es una ecopintura autolimpiable que carece además de compuestos orgánicos volátiles, como el benceno, los solventes y los barnices, muy perjudiciales para la salud. Repele el polvo y la suciedad en el aire porque descompone las sustancias grasientas que se depositan sobre la superficie y crea una película de protección invisible que evita que la suciedad y el polvo se fijen a las superficies. Por ello, está especialmente recomendada para entornos como hospitales o centros de salud, que precisan ser estériles.

«Apostamos por una economía verde, y estamos buscando soluciones para aplicarlas en otros muchos productos. Puede hacerse desde en grandes edificios, paredes y muros a otras más pequeñas como paradas de autobuses, casetas. Sería fantástico que cada cosa que requiere de pintura pudiera convertirse en un descontaminador del aire”, precisó Marín.