Guillermo Hornero Bouzas: “El Estándar Passivhaus se aplica tanto en obra nueva como en rehabilitación”

ANERR Sima Paee

Guillermo Hornero Bouzas es Ingeniero de la Edificación, Máster en Facility Management y Tradesperson Passivhaus certificado por el Passivhaus Institut. En la actualidad dirige Grupo Sima, de la que forma parte Sima Rehabilitación de Edificios, empresa asociada a ANERR y Paee Construcción Passivhaus-ECCN, la enseña del grupo para el mercado de consumo casi nulo-pasivo.

Explíquenos brevemente en qué consiste el Estándar Passivhaus.

Es una especie de iceberg, que comienza por sus famosos cinco principios. A continuación, abordas los criterios y las estrategias, que son todavía más importantes. Profundizas en lo que supone el cambio de modelo. Después, en la obra, te encuentras la dura realidad de la ejecución y la exigencia de calidad implícita. Reordenas tu relación con los arquitectos, los oficios, las contratas, los fabricantes. Y te das cuenta del poder que el cliente tiene para valorar si le has construido una edificio pasivo digno de este nombre. Prefiero explicarlo así desde mi experiencia. Es más útil. Aunque siempre se puede decir que se trata de un modo de proyectar y construir donde prima conseguir la máxima reducción posible del consumo energético en climatización. Que se inventa no sé dónde, en no sé qué año y demás formalismos que Internet ya explica.

¿Y cómo se desarrolla su trabajo el Consorcio Passivhaus?

El Consorcio hace. Eso es todo. Habla poco, gasta nada en burocracia y estructura y hace. Demuestra haciendo. Hay mucho bueno y útil que hacer desde las empresas preparadas para el cambio de los ECCNpasivos. Y trabajamos en el espacio del encuentro profesional/usuario final. Ese es nuestro espacio. Que hoy nos parece clave para acelerar la llegada de los ECCN-pasivos a las ciudades.

¿Cuántas empresas forman parte del Consorcio Passivhaus y qué áreas de actividad desarrollan?

25. Queremos un ritmo de crecimiento de 3-5 socios más cada año. Empresas del sector de la edificación en el sentido más amplio. Con producto o servicios, estrategia y motivación por los ECCN-pasivos. Que miran también a los edificios de balance positivo. Nuestra Paee, por ejemplo, termina este mes la primera Passivhaus Premium de la península. Un proyecto de Casa-Taller-Laboratorio apasionante. Mucho más allá del autoconsumo. Con la movilidad y la energía para iluminar la ciudad. Se conocerá pronto.

También hemos creado una nueva figura distinta a la del socio: la del Knowledge Partner. Para compartir y aprender de los que juegan en ligas mundiales más amplias que la edificación. Y LG España es el primero. Aprovecho para darle la bienvenida públicamente.

¿Nos puede explicar cuáles son los principios de una Casa Pasiva?

Así dicho, en general, una casa pasiva son muchas cosas. Ahora bien, el Estándar Passivhaus, como uno de los modelos de casa pasiva, tiene cinco:

– Aislamiento adecuado y continuo.

– Hermeticidad y estanqueidad continua.

– Supresión de puentes térmicos.

– Sistema de ventilación mecánica controlada con recuperación de calor.

– Cerramientos de altas prestaciones.

Se aplica tanto en obra nueva como en rehabilitación. Y en todas clase de climas. Todavía es necesario decir que cosas como “no sirve en el clima que hay en España”; “no se pueden abrir las ventanas”; “no tiene calefacción” y cosas por el estilo son sinsentidos.

¿Cree que existe suficiente conciencia en el mercado sobre la importancia de la eficiencia energética en la edificación?

¿En el mercado? ¿Las empresas, los profesionales, los usuarios o la Administración? Cada uno merece análisis aparte. En general, hay conciencia. ¿Si es suficiente? Tiene que aumentar. Las modificaciones en la normativa son un empuje hacia la transición energética. Por otro lado, el estudio “Adaptación del usuario a los Edificios de Consumo Casi Nulo” realizado por siete empresas e instituciones, seis de ellas pertenecientes al Consorcio Passivhaus, indica que un 55,99% de las personas tiene algún conocimiento acerca de los edificios de consumo casi nulo pero tan solo un 12,37% “ha oído hablar” de los edificios Passivhaus. En fin, hay camino por hacer, y no es mala noticia.

La Directiva de Eficiencia Energética de Edificios (2010/31/EC) señala que el 31 de diciembre de 2020 todos los edificios serán de consumo casi nulo. ¿Qué lectura hacen de la misma?

Los países de la Unión Europea que la adaptaron antes a su ordenamiento van por delante. Tienen ventaja competitiva. Y esto no nos gusta. En todo caso, desde nuestro punto de vista, en España parte de la industria está preparada. Las promotoras, constructoras y usuario final tienen que sumarse. El cambio no puede darse de la noche a la mañana, todo proceso lleva tiempo y habrá que seguir dedicándole esfuerzo e inversión para acelerarlo.

¿Cómo afecta a la salud, confort y bienestar de los usuarios vivir en un edificio de consumo casi nulo?

En los edificios hay una serie de factores que condicionan la sensación de confort interior. Afectan a la salud de las personas que habitan en ellos. Hablamos de las temperaturas superficiales interiores, la temperatura, humedad y calidad del aire o el control de las infiltraciones de aire que condicionan. Técnicamente todo esto se puede definir y controlar. En los estudios de post-ocupación existentes, los usuarios de estos edificios dicen que su experiencia es muy confortable. Gratificante. En todo caso, esto requiere estudios que en España apenas existen.

¿Qué labor desarrollan desde el Consorcio Passivhaus con el sector de la rehabilitación?

El Consorcio trabaja en obra nueva y en rehabilitación indistintamente. Como rehabilitación, el año pasado participamos en Rehabitar en Madrid o, este año, en Rebuild Barcelona. Aquí, el Consorcio es distinto de ANERR, que está centrada en la rehabilitación. Se complementan bien. Nosotros, por ejemplo, creamos Paee porque ya como Sima Rehabilitación nos llegaban demandas de rehabilitación pasiva, de modo que nos pusimos manos a la obra. Analizamos la viabilidad económica del modelo de negocio ECCN-pasivo. Formamos 12 personas de la empresa. Comenzamos nuestras primeras obras pasivas. Y buscamos el entorno avanzado de negocios adecuado, como es el Consorcio Passivhaus.

¿Cómo se puede conseguir la certificación de Edificios de Consumo Casi Nulo en el caso de proyectos de rehabilitación?

Hablamos siempre de la Certificación del Passivhaus Institut, el creador del Estándar Passivhaus. Al margen ahora de que existan otras igualmente válidas. El Passivhaus Institut certifica edificios de consumo casi nulo rehabilitados bajo la clasificación llamada “EnerPHit”. Este certificado es aplicable a cualquier tipo de actuación: rehabilitación integral de edificios, rehabilitación de viviendas unifamiliares o reformas de pisos dentro de un bloque de viviendas plurifamiliar.

Se obtiene a través de un proceso en el que el Instituto o uno de sus Certificadores analiza el proyecto, la documentación y resultados del caso. Si cumple con los criterios de certificación –demanda de frío y calor, renovaciones de aire, cerramientos, etc.- consigue el sello. Para la rehabilitación también existen las categorías, Classic, Plus y Premium, en virtud de la energía primaria y su fuente renovable.

Es muy importante subrayar que la rehabilitación bajo el estándar Passivhaus es de lo más sensato que hay. Se hace paso a paso. Valora y conserva todo lo bueno que el edificio a intervenir ya tenga previamente. Mira por el bolsillo del cliente. O, al menos, desde Paee así lo entendemos y ejecutamos en obra.

*Entrevista incluida en la Revista ANERR news número 11 – Octubre en papel: https://www.anerr.es/revista-anerr-news/