Fermax cambia la imagen de su fachada con un mural de diseño floral del argentino pastel

ANERR FermaxLas cifras del proyecto no pueden ser más rotundas: 23 jornadas de trabajo, 322 horas invertidas, 230 km recorridos (a razón de 10 diarios) y 980 litros de pintura consumidos. Todo ello es lo que ha necesitado Pastel para convertir en realidad el proyecto que ideó hace unos meses, que le llevó a ganar el concurso convocado por Fermax en marzo y que ha transformado los 1.600 m2 de una fachada ya icónica en Valencia.

Desde hace pocos días, la fachada de la sede central de Fermax está tomada por una vegetación de escala gigantesca. Es la seña de identidad de Pastel, un artista que, con sus propuestas, hace

que una naturaleza magnificada regrese a los espacios urbanos, los habite y, como sucede en el caso que nos ocupa, los envuelva. Con Pastel, los muros, las medianeras y los chaflares florecen. Y no con cualquier flor, sino con las que habitarían de forma natural el espacio que ocupó la arquitectura. Así, para que el proyecto se ajustara a esta idea del artista, la marca de los videoporteros firmó un convenio con la Universitat de València gracias al cual, los expertos del Jardín Botánico asesoraron al muralista sobre la flora local. Y así es como hoy se pueden ver en la nueva fachada de Fermax las flores del cardo del Montgó (Carduncellus dianius), que da título al mural y por ello tiene especial protagonismo y alguna licencia en cuanto a su color, el gallo de roca (Linaria cavanillesii), el altramuz valenciano (Lupinus mariae-josephae) y la colleja Ifach (Silene hifacensis).

Como comentó el propio artista, este proyecto se diseñó teniendo en cuenta “su escala y capacidad envolvente”. Y, además, la ubicación del edificio. Al respecto comenta lo siguiente: “la dicotomía que hay entre el edificio y su entorno es propia de la velocidad con la que evolucionan las ciudades. Por lo tanto, la idea de avanzar sobre toda la fachada es propia de un cambio ultra dinámico de los espacios”.

Formado como arquitecto, Pastel ha dejado su impronta en muros de muchas ciudades: París, Säffle, Ostende, Albuquerque, Buenos Aires, Oslo, Azores, Girona y Manila, entre otras. En todas sus propuestas, el artista invita a reflexionar sobre las urbes. “Si la arquitectura trata de crear espacios de hábitat, tránsito y armonía —dice—, actuar sobre esos no-lugares ayuda a potenciar su entorno público y mejorar la calidad”. Y continúa: “el muralismo es una forma de actuar que puede cooperar con herramientas de información, identidad local, naturaleza, geografía, economía, etc.”

La propuesta de Pastel fue elegida por un jurado formado por profesionales de prestigio después de una convocatoria pública a la que se presentaron 142 artistas procedentes de 18 países con trayectorias contundentes y estilos diversos. Solo 10 fueron seleccionados para que presentaran proyecto. Y de los proyectos, el del argentino resultó ser el elegido para lucir en la fachada de la sede central de la marca Fermax que, desde hace seis años, tiene el Street Art como una de sus señas de identidad.

La relación de la empresa fabricante de videoporteros con el arte urbano se inició en 2012, cuando la compañía, con el apoyo de la Universidad Politécnica de Valencia, invitó a varios estudiantes de arte a pintar un gran mural capaz de poner en imágenes el espíritu de Fermax.

Desde entonces, la marca ha ido asociándose con el Street Art, promoviéndolo tanto en Valencia como en espacios internacionales de gran prestigio. Ahora, con la nueva intervención de su fachada, la compañía ofrece a la ciudad de Valencia un nuevo espacio de atracción artística y conecta su marca con un público joven, creativo y dotado de un saludable punto de atrevimiento.