Primera Passivhaus de Gijón con aerotermia Vaillant

Una empresa instaladora perteneciente a la red Vaillant Innovative Partner de Vaillant realizó la instalación de la primera vivienda certificada según PassivHaus en Gijón (Asturias). La climatización de la vivienda, de 91,60 m2, se hizo con una bomba de calor aire agua compacta aroTHERM VWL 55/2A y ventilación con recuperador de calor recoVAIR, ambos equipos de Vaillant.

Gracias a la bomba de calor, la vivienda disfruta de calefacción, agua caliente sanitaria y refrigeración con un consumo de menos de 150 € al año. La vivienda fue construida con grandes aislamientos térmicos en todos los cerramientos, prácticamente nulos puentes térmicos y con un mínimo consumo energético: 2.203 kWh para calefacción–refrigeración y 2.431 kWh para la producción de ACS.

Siendo el consumo de ACS mayor que la energía que se necesita para la calefacción. Incluso tam-bién se puede apreciar que la potencia térmica punta es mayor para generación de frío que para calefacción, algo muy inusual en Asturias. La casi total estanqueidad de la vivienda, que prácticamente no permite filtraciones de aire, hace necesaria la instalación de un recuperador de calor para así garantizar que el aire que se respira siempre sea limpio.

Esto se logra gracias a los filtros, que hacen que no haya polvo en la vivienda y no exista sobrecalentamiento en el interior de la misma. A nivel medioambiental se calcula que con la instalación de la bomba de calor para cubrir las demandas térmicas tan solo se emiten 1.533 kg de CO2 al año. Viviendas Passivhauss Las viviendas Passivhaus son un modelo de edificación respetuoso con el medio ambiente, confortable, saludable y sostenible. Cuentan con un diseño de consumo de energía casi nulo, reduciendo en un 75% las cargas de calefacción y refrigeración.

Además permiten el aprovechamiento de la energía y la luz natural durante el invierno y la minimización de la incidencia solar durante el verano. Las altísimas exigencias técnicas y constructivas con gran aislamiento térmico, contribuyen al excelente acondicionamiento térmico conservando todo el calor absorbido en invierno y disipándolo en verano. Es por ello que la mínima energía que demanda la edificación se cubre con energías de origen renovable como la aerotermia, que “roba la energía al aire” para así disminuir las emisiones de CO2 y el consumo de energía primaria.