¿Son papel mojado las ayudas estatales para rehabilitar viviendas?

Mientras todos estamos pendientes de la aprobación del Plan Estatal de Vivienda 2013-2016, que pretende impulsar la rehabilitación de edificios con posibles líneas de financiación estatales (ICO) y europeas (a través del Banco Europeo de Inversiones –BEI-), el Instituto de Crédito Oficial (ICO) ha hecho público el balance de resultados del ejercicio 2012.

La entidad estatal concedió préstamos por importe de 27.532 millones de euros durante el pasado año, de los cuales dos terceras partes han ido a parar a pymes. Pero, ¿cuántas operaciones de este tipo de préstamos, que se conceden a través de las entidades financieras, han ido destinadas a la rehabilitación de viviendas?

Según los datos aportados por el propio Instituto, durante 2012 se concedieron 1.070 préstamos para rehabilitación por importe de 106,65 millones de euros, 2.065 operaciones y 32 millones de euros menos que en 2011. En Madrid, que atesora una amplia tradición rehabilitadora, se concedieron únicamente 206 préstamos por importe de 9,29 millones de euros. Unos datos que evidencian  el poco empuje que está teniendo la rehabilitación de viviendas, máxime cuando ésta es la apuesta “estrella” del Gobierno.

Recordemos que en marzo de 2012, el Consejo de Ministros aprobó ampliar a 22.000 millones de euros la dotación de las líneas de mediación ICO para 2012, reorientando algunas líneas, entre ellas la Línea ICO-Vivienda, destinada a promover la rehabilitación de edificios y viviendas y permitiendo como novedad la financiación de reformas en elementos comunes. Para ello, se realizó una dotación de 1.000 millones de euros.

En 2013, la financiación de inversión en rehabilitación está incluida en la Línea Empresas y Emprendedores, desapareciendo la Línea ICO-Vivienda.

Y es que, pese a que las comunidades de propietarios no tienen liquidez, sólo unas pocas entidades financieras conceden las ICO.

Ante este escenario, la Asociación Nacional de Empresas de Rehabilitación y Reforma (ANERR) demanda nuevos métodos de financiación que complementen los fondos públicos:

-Rehabilitación por renta.  El inquilino se hace cargo de costear el pago de las actuaciones de rehabilitación o reforma a cambio de una reducción temporal de la renta.  Este sistema ya se viene utilizando pero la reforma de la Ley de Arrendamientos que está en fase de aprobación y que lo incluye le dará mayor legitimidad e impulso. Desde 2007 la legislación catalana lo contempla.

-Crédito refraccionario. Permite registrar una carga ligada al inmueble objeto de la mejora en el Registro de la Propiedad en garantía de la devolución o pago.

-Créditos contra impuestos. Modelo existente en Estados Unidos y que se puede implantar en España. Son operaciones a 15 o 20 años de plazo de devolución cuyos fondos los aporta la Administración y se devuelven vía incremento de los recibos de un impuesto ya existente. La deuda la adquiere el bien en que se realiza la inversión y se traspasa con ella.

Entre los métodos específicos para actuaciones de eficiencia energética, la Asociación apuesta por:

– Financiación de terceros o contra factura energética. Consiste en establecer acuerdos entre propietarios y las empresas de rehabilitación o un tercero (compañías suministradoras de energía, empresas de servicios energéticos –ESE- u otros) mediante el cual se implantan medidas de ahorro y se cobran el coste de las mismas con los ahorros que se produzcan.

Según el último borrador en el que está trabajando el Gobierno para impulsar la rehabilitación, será subvencionables aquellas actuaciones que incluyan medidas específicas referidas a la habitabilidad, la seguridad y la salubridad del inmueble. Entre ellas, las obras destinadas a mejorar la eficiencia energética, la protección del medio ambiente y la utilización de energías renovables, así como la adecuación de los elementos para garantizar la accesibilidad al edificio. ¿Adoptará alguna de estas medidas?

Fuente: fotocasa.es